Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Ertzaintza descubrió el año pasado 25 grupos de delincuencia organizada

La Ertzaintza descubrió el año pasado un total de 25 grupos dedicados a la delincuencia organizada en Euskadi, de los que la mayoría procedía del resto de España y tenían sus bases habituales en el centro peninsular o el Mediterráneo. El número de grupos de este tipo contabilizados en el conjunto de España en 2005 ascendió a 400, como señala el boletín interno de la policía vasca Gaur. De los descubiertos en el País Vasco, la mayoría (13) se dedicaba a delitos contra el patrimonio (robos en polígonos industriales, vehículos, viviendas o bancos, entre otros).

Una de las bandas desarticuladas estaba formada por seis personas que se dedicaban a robar vehículos de gama alta para revenderlos en el Este de Europa. Veinte vehículos fueron recuperados en dicha operación. Otro grupo de personas de origen africano actuaba de manera ocasional en Euskadi robando todoterrenos para revenderlos en Ghana y Camerún. La Ertzaintza detuvo a uno de sus miembros.

Los robos a pabellones industriales han sido cometidos por grupos organizados de manera paramilitar e integrados por individuos de los Balcanes. Otras bandas asentadas en Madrid fueron las que más robos organizados en viviendas realizaron. Seis de sus miembros fueron arrestados por la policía autonómica.

Otra modalidad delictiva comprobada en Euskadi fue el robo de mercancía a los camioneros en áreas de servicio, aprovechando sus descuidos. En 2005, se recogieron 40 denuncias de este tipo. En tres de los casos, los ladrones habían introducido un gas narcótico en la cabina del camión para provocar el sueño del conductor y poderle robar con más facilidad.

Tráfico de drogas

La policía vasca detuvo el año pasado a 141 personas dedicadas a robar en grandes superficies objetos de valor, que sacaban en bolsas herméticas para burlar los sensores de alarma y vendían después en el Este de Europa.

La Ertzaintza ha contrastado además un aumento en los delitos informáticos, sobre todo en los relacionados con la obtención de dinero en los cajeros automáticos. Un total de 1.355 titulares de tarjetas sufrieron el año pasado este tipo de robos. Los mecanismos utilizados eran de lo más variado: supletorios añadidos fraudulentamente a los cajeros para leer la banda magnética de la tarjeta o la clave secreta, minicámaras web para ver cómo se teclea ésta o dispositivos dentro de los cajeros para obtener datos del usuario. La policía vasca detuvo el año pasado a cinco personas por esta razón.

En cuanto al tráfico de drogas, la cocaína llega a Euskadi básicamente desde Madrid, Galicia y Navarra, aunque últimamente está aumentando la que trasladan bandas desde el sur de España. La heroína procede de Madrid; el hachís, del sur y las drogas sintéticas, de Holanda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de junio de 2006