Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un estudio relaciona el Prozac con un fuerte descenso del suicidio en EE UU

La Agencia Europea del Medicamento autoriza la fluoxetina en mayores de ocho años

Un estudio realizado por encargo de los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos ha encontrado una fuerte relación entre el descenso de la tasa de suicidios en ese país y la llegada al mercado de Prozac, un antidepresivo de nueva acción que ha sido un éxito terapéutico de ámbito mundial. Los autores del estudio, en el que no ha intervenido ninguna compañía farmacéutica, reconocen que no pueden probar una relación causa efecto pero señalan que, según los datos estadísticos, Prozac y fármacos similares han evitado en EE UU 33.600 suicidios desde 1988.

"Creemos que se han salvado muchas más vidas que las que se han perdido desde que surgieron estas drogas", comentan los autores del estudio publicado ayer en la revista PLoS Medicine, liderado por Julio Licinio, de la Universidad de Miami. Se refieren a la discusión actual sobre la posibilidad de que el principio activo del Prozac, el clorhidrato de fluoxetina, induzca en algunos casos al suicidio, especialmente en niños y adolescentes. Recuerdan otro reciente estudio, que ha encontrado que en la última década ha disminuido la tasa de suicidios en adolescentes en Estados Unidos. Los datos alentadores han llevado hace sólo unos días a la Agencia Europea del Medicamento a permitir el uso de Prozac para niños mayores de ocho años, bajo ciertas condiciones.

La tasa total de suicidios en EE UU fluctuó entre 12,2 y 13,7 por 100.000 personas hasta 1988, y luego empezó a disminuir. El valor más bajo hasta 2002 (último año del estudio) fue 10,4 por 100.000 en 2000. Los investigadores reconocen que la relación que han encontrado no puede probar que la medicación con Prozac provocara el descenso porque puede haber otras razones para éste.

Los métodos estadísticos aplicados a los datos mostraron una asociación entre el declive continuado del número de suicidios y el incremento de recetas de fluoxetina (a más recetas, menos suicidios). En un comentario publicado en la misma revista, los expertos australianos Bernhard Baune y Philippa Hay señalan que el estudio claramente "no apoya la hipótesis de que existe relación entre más recetas de fluoxetina y más suicidios".

Los investigadores liderados por Licinio confirmaron al hacer el estudio que la causa principal de suicidio es la depresión no tratada y que el Prozac se receta, en más de un 70% de los casos, para tratar la depresión. Los otros trastornos para los que se prescribe este medicamento son la ansiedad, la esquizofrenia, el trastorno obsesivo-compulsivo, el estrés, el síndrome premenstrual, las fobias y los trastornos de la alimentación.

Según el sexo

La tasa de suicidio es diferente según el sexo. El suicidio masculino fluctuó en Estados Unidos entre 21,9 y 19,1 en la era pre- fluoxetina, y bajó luego hasta 17,7 (año 2000). En las mujeres oscilaba entre 7,6 y 5,2 y descendió hasta 4. De estas cifras extraen los investigadores la conclusión de que la fluoxetina como arma terapéutica ha beneficiado especialmente a las mujeres. Como causa de muerte, el suicidio ha pasado del puesto octavo al undécimo.

El clorhidrato de fluoxetina fue la primera droga de una nueva generación conocida como Inhibidores Selectivos de la Recaptación de la Serotonina. Su mecanismo de acción es diferente del de los antidepresivos tricíclicos, los más utilizados hasta el lanzamiento del Prozac al mercado, y produce menos efectos secundarios, y menor peligro de que se produzca sobredosis, explican los expertos.

En Estados Unidos la fluoxetina es el único antidepresivo autorizado para administrar a niños y adolescentes. Sin embargo, algunos datos alarmantes publicados en los últimos años de ese país y del Reino Unido, sobre su posible acción como generador de pensamientos suicidas, han llevado a analizar más cuidadosamente los pros y los contras del tratamiento y el estudio ahora publicado forma parte de ese esfuerzo. Sus autores concluyen: "No podemos excluir la posibilidad de que el tratamiento con fluoxetina se asocie con un aumento del riesgo de suicidio en un grupo pequeño de individuos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de junio de 2006