Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación y las centrales de la UPV negocian cuántos docentes cobrarán el nuevo complemento

El departamento ofrece el 60% de los 6.000 euros de subida reclamados por las centrales

El Departamento de Educación y los sindicatos de la UPV redujeron ayer la distancia que les separa de un acuerdo para la mejora de las retribuciones del profesorado. Ambas partes, con el Rectorado como testigo, asumieron en su tercera reunión la necesidad de un incremento salarial general y mínimamente condicionado a exigencias académicas o investigadoras, lo que las centrales habían denominado en su propuesta como "complemento específico". Sin embargo, en ambos aspectos la oferta del Ejecutivo se halla aún por debajo de las demandas de las centrales.

MÁS INFORMACIÓN

Los representantes de la consejería que dirige Tontxu Campos, acompañados por los vicerrectores de Profesorado y Ordenación Académica y el vicegerente de Personal de la UPV, mostraron su disposición a extender la posibilidad de optar a los complementos a los profesores sustitutos, pero su generalización a los docentes a tiempo parcial no está tan clara. Educación estaría dispuesto a concederlo a aquéllos que sólo cuentan con esa fuente de ingresos -la mayoría, según los sindicatos-, pero no a los que disponen de otros trabajos remunerados. Sin embargo, la aplicación de esta diferenciación generaría problemas legales y jurídicos de difícil solución.

La otra gran divergencia se sitúa en el montante económico del complemento generalizable. Los sindicatos mantienen su reclamación de 6.000 euros anuales, que permitiría un acercamiento real a las retribuciones de los puestos de categoría similar en la Administración, pero la oferta del Ejecutivo se limita a 3.500 euros, aproximadamente un 60%.

Los representantes sindicales rechazaron esa rebaja y volverán a exigir los 6.000 euros en la próxima cita, fijada para el viernes 16 de junio. De hecho, admitieron como negociables el carácter retroactivo del aumento desde el 1 de enero de 2005, tal como pidieron la semana pasada, y sus plazos de aplicación, pero con la condición de que la cantidad sea la que demandan. "Entendemos que está sobradamente justificada y sobre ella tenemos muy escasa disponibilidad, si no queremos traicionar la confianza depositada por los profesores de la UPV", aseguraron en una valoración conjunta.

Las centrales calificaron el paso dado por el Ejecutivo como "decepcionante". Resaltaron que la negociación se encuentra en "un momento difícil" y aseguraron que están estudiando "nuevas medidas de presión". Insistieron en que su apuesta pasa por un complemento consolidable en un tramo único, aunque Educación ya les hizo saber que ese incentivo, aunque con requisitos mínimos, debe ser evaluable por la Agencia Vasca de la Calidad. Además, la consejería aboga por la creación de dos tramos, uno para profesores doctores y otro para no doctores.

Pese al pesimismo de las centrales, Educación lanzó un mensaje optimista. "Hemos acercado posturas. Todavía hay aspectos que limar, pero estamos encaminando la negociación", afirmó un portavoz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de junio de 2006