Violencia en Irak

Irak logra completar un Gobierno de unidad nacional seis meses después de las elecciones

Tres antiguos militares de Sadam ocuparán las carteras de Defensa, Interior y Seguridad

El Parlamento iraquí dio ayer el visto bueno a los ministros de Defensa, Interior y Seguridad Nacional que habían sido propuestos por el primer ministro, Nuri al Maliki. Estas tres carteras son esenciales para la lucha contra la violencia terrorista -que ayer se cobró otras 21 vidas en diversos atentados en Bagdad-, y con ellas por fin queda completado el Gobierno de unidad nacional, seis meses después de las elecciones generales del pasado 15 de diciembre. Jawad Bulani (chií) ocupará Interior; Abdel Kader Obeidi (suní), Defensa, y Shirwan Waili (chií), Seguridad Nacional.

Más información
"Es una muerte que puede cambiar la guerra"
Un Judas en Al Qaeda

Los ministerios citados, considerados los más polémicos, estaban vacantes desde el pasado 20 de mayo, cuando el primer ministro Maliki presentó el resto de su Ejecutivo ante el Parlamento para recibir el voto de confianza. Sin embargo, las disputas entre los distintos grupos políticos habían impedido un acuerdo en torno a estas sensibles carteras.

Los tres nuevos ministros fueron aprobados por amplia mayoría y antes de jurar su cargo prometieron trabajar con "espíritu de equipo" al servicio de todos los iraquíes para construir un nuevo Irak alejado del sectarismo y el racismo. El Ejecutivo queda integrado por 19 ministros chiíes, 6 kurdos y 5 suníes.

Obeidi, el nuevo titular de Defensa, fue general del Ejército de Sadam Hussein y participó en la guerra contra Irán. Dijo a los parlamentarios que fue destituido por su oposición a la invasión de Kuwait en 1990, y que fue forzado a retirarse del Ejército en 1992 y detenido dos años después. Fue llevado ante un consejo de guerra que le condenó a la confiscación de sus bienes, incluida su casa. Se reincorporó al nuevo Ejército tras la caída de la dictadura en marzo de 2003, donde ocupaba actualmente las funciones de comandante en jefe de las fuerzas terrestres.

El ministro del Interior, Bulani, trabajó como ingeniero de las fuerzas aéreas bajo la dictadura de Sadam, pero abandonó las fuerzas armadas iraquíes en 1999, y el de Seguridad Nacional, Waili, ex general también del antiguo ejército, fue encarcelado tras la represión del levantamiento chiíta de 1991.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Maliki declaró: "Éste es un gran día para el pueblo iraquí, que ha recibido dos buenas noticias: la muerte del terrorista Zarqaui y la nominación de los tres últimos ministros del Gobierno. Estos dos acontecimientos constituyen el mensaje vigoroso a los terroristas de que vamos a enfrentarnos a ellos con valor y sin tregua a través de la movilización nacional". El primer ministro reconoció que la designación de los tres ministros, que deseó "independientes y sin vinculación a partidos políticos", ha llevado demasiado tiempo. "Ha sido difícil llegar a un acuerdo entre las diferentes coaliciones y entre los propios partidos".

Las "buenas noticias" de ayer coincidieron con nuevos actos de violencia tras conocerse la muerte de Zarqaui. Al menos siete personas murieron y otras 17 resultaron heridas al estallar un coche bomba en el barrio de Al Kazemiya, en el norte de Bagdad, y causó cuantiosos daños materiales en tiendas y edificios. En esa área se encuentra el principal santuario chií de la capital iraquí, el del Imam Al Kazem. El atentado se produjo pocas horas después de que tres artefactos explosivos y un coche bomba dejasen al menos 15 muertos y más de 40 heridos en diferentes zonas de Bagdad.

Un iraquí camina entre los escombros de una casa destruida en la zona bombardeada por la aviación de EE UU y en la que murió Abu Musab al Zarqaui.
Un iraquí camina entre los escombros de una casa destruida en la zona bombardeada por la aviación de EE UU y en la que murió Abu Musab al Zarqaui.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS