Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una bomba mata a dos soldados de EE UU en Afganistán

Día a día la insurgencia gana terreno en Afganistán y amenaza con sumergir al país de nuevo en la guerra civil. Ayer, dos soldados de EE UU murieron por la explosión de una bomba al paso de uno de sus vehículos militares en la provincia de Nangarhar, al este de Afganistán, según informó una portavoz del Ejército estadounidense. En el atentado también resultaron heridos un soldado y un intérprete afganos.

A primera hora de la mañana, las tropas norteamericanas fueron objetivo de otro ataque en la también provincia oriental de Jost. Un joven suicida empotró su taxi, cargado con una potente bomba, en un convoy militar y causó heridas a tres soldados estadounidenses, según informó la portavoz del mando militar de EE UU en Kabul, teniente Tamara Lawrence. El incidente tuvo lugar cerca de la base militar de la coalición internacional conocida como Salerno. Dos soldados fueron trasladados a un centro médico para ser atendidos y el tercer militar sólo registró heridas leves. Esa montañosa provincia de Jost es fronteriza con la zona tribal paquistaní de Waziristán Norte, en la que ha tomado refugio buena parte de los talibanes que huyeron del país tras la invasión norteamericana y el derrumbe del régimen.

Mientras, en la vecina provincia de Gazni, al menos cuatro personas murieron -incluido el suicida- y otras nueve resultaron heridas por la explosión que se produjo en el exterior de una escuela coránica. El subdirector provincial de la Policía Abdul Wakil Kamyab precisó que el segundo asaltante resultó herido. Según este responsable policial, la detonación, aparentemente, fue provocada por explosivos, pero hay relatos contradictorios sobre las circunstancias exactas en que se produjo y si la escuela coránica era realmente el objetivo del ataque o si iba dirigido contra la mezquita que alberga la madrasa.

Cerca de mil personas, en su mayoría supuestos talibanes, pero también un centenar de policías, soldados y civiles, han muerto en Afganistán desde comienzos de este año debido al incremento de la violencia, sobre todo en el sur del país.

La OTAN, a instancias de EE UU, va a extender su misión de control y apaciguamiento de Afganistán por todo el país, incluida la zona fronteriza con Pakistán, pero su misión se presenta muy difícil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de junio de 2006