Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ferrovial acuerda comprar BAA para ser el mayor gestor de aeropuertos del mundo

El grupo español eleva la oferta por segunda vez hasta alcanzar 14.600 millones de euros

Tras cuatro meses de tira y afloja, el Consejo de Administración del principal operador de aeropuertos del mundo, la compañía británica BAA, aceptó en la madrugada de ayer una oferta de venta a la constructora española Ferrovial por 10.300 millones de libras (más de 14.600 millones de euros). La oferta significa un incremento de 2.300 millones de euros respecto al tanteo (un 17,70%) lanzado por Ferrovial en febrero. El banco de negocios estadounidense Goldman Sachs, que también ha pujado por BAA, tiene un plazo hasta el 16 de junio para presentar una contraoferta.

El consejo de BAA ha conseguido un aumento sustancial del precio inicial ofrecido por Ferrovial gracias a la pugna de la firma española con Goldman Sachs. El acuerdo se cerró en la madrugada del martes tras una puja de última hora entre ambas compañías por hacerse con los aeropuertos británicos, entre ellos Heathrow (London). BAA se inclinó por la oferta de Ferrovial (935 peniques por acción, más otros 15,25 peniques en forma de dividendo; frente a los 810 peniques iniciales), pese a que era cinco peniques por acción inferior a los 955 peniques que ofrecía Goldman Sachs (incluidos los 15,25 de ese dividendo extra).

El banco se quejó de esa circunstancia y de que la última oferta de Ferrovial llegó cuando acababa de expirar el plazo que tenía la firma española para pujar por BAA, que acaba a las 12 de la noche del lunes. A modo de compensación, la autoridad financiera británica ha dado a Goldman Sachs un plazo adicional de 10 días para presentar otra contraoferta.

Hay que tener en cuenta que la oferta rival del banco de inversión fue anunciada en su día, pero sólo tiene un carácter preliminar. Si Goldman Sachs decide oficializar su contraoferta ésta deberá tener en cuenta que BAA está ahora obligada a compensar a Ferrovial con una indemnización de 168 millones de euros si el consejo deja de apoyar la oferta de la constructora española en beneficio del banco de negocios.

Para afianzar su posición en BAA, el consorcio liderado por Ferrovial confirmó ayer la compra de 150 millones de acciones del grupo británico, representativas del 13,9% del capital, a 950,25 peniques por acción, con lo que alcanza ya el 15%.

Caída en Bolsa

En la Bolsa de Madrid, Ferrovial lideró ayer las caídas del Ibex, con un retroceso del 4,68%. En cambio los títulos de BAA subieron en Londres un 2,15%, hasta 948 peniques.

BAA parece haberse inclinado por "el ritmo y la resolución" del equipo negociador de Ferrovial, según un observador cercano a la operación citado por el Financial Times. Aunque el Consejo de Administración de BAA reaccionó con gran frialdad a la primera oferta de la empresa española, en febrero, sus objeciones públicas siempre pusieron más el acento en el precio que en la capacidad de Ferrovial de garantizar el futuro del grupo.

La empresa española acabó aliándose con la canadiense Caisse de Dépôt et Placement du Québec y con GIC, el fondo de inversiones del Gobierno de Singapur, para aumentar su oferta inicial. "Estamos satisfechos por haber alcanzado un acuerdo amistoso", afirmó ayer el presidente de Ferrovial, Rafael del Pino, en un comunicado. "Queremos cooperar con el equipo gestor [de BAA] para continuar el proceso de inversión en nuevas infraestructuras", añadió.

La operación es la más importante del sector aeroportuario británico con una empresa extranjera. Si se incluyen los 5.800 millones de libras de deuda neta de BAA el valor de la compañía británica se eleva a 16.100 millones de libras (23.400 millones de euros). Pero aunque supera los 9.000 millones de libras que el Grupo Santander pagó el año pasado por Abbey National, no alcanza los 17.700 millones de libras que le costó a Telefónica comprar O2 y se queda lejos de los 31.000 millones de libras que France Télécom pagó por Orange en 2000.

BAA es propietaria de siete aeropuertos en el Reino Unido (Heathrow, Gatwick, Stansted, Glasgow, Edimburgo, Aberdeen y Southampton), y tiene participaciones y gestiona otros como el de Budapest (Hungría), Nápoles (Italia) o Melbourne (Australia). En EE UU, gestiona parte de la actividad de aeropuertos como el de Pittsburg, Boston-Logan o Indianápolis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de junio de 2006