Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno no cree "viable" la mina que autoriza en el parque natural de Aizkorri

La Diputación de Álava se siente engañada por la inclusión de la explotación de calcita

El Departamento de Medio Ambiente mantiene que la explotación de una mina calcita en el corazón del parque natural de Aizkorri-Aratz "no es viable", pese a haber incluido la posibilidad de esta actividad en su plan de ordenación. La Diputación de Álava, grupos ecologistas y el concejo de Ilarduya han mostrado su protesta por la adición al plan de un párrafo que no aparecía en los documentos anteriores y que permite la "extracción de recursos minerales" en una zona de máxima protección. La Diputación ha solicitado al Gobierno vasco explicaciones por escrito sobre esta decisión.

El 13 de diciembre de 2004 la consejera de Industria, Ana Aguirre, señaló en el Parlamento su voluntad de impulsar la mina de calcita de Ilarduia, a pesar de que sus promotores habían decidido desistir del proyecto ante el rechazo social suscitado. Dos semanas después, el entonces consejero de Medio Ambiente, Sabin Intxaurraga, de EA, respondía que la mina era incompatible con el parque natural. El departamento sigue en manos de EA, pero aunque su titular, Esther Larrañaga, asegura que el proyecto no es viable, el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) del parque Aizkorri-Aratz recoge, para sorpresa de todos, la posibilidad de explotar la mina. Ésta se encuentra, además, junto a uno de los lugares de mayor atractivo, la cueva de La Leze.

El proyecto de la mina fue impulsado en 2004 por la sociedad pública EVE (Ente Vasco de Energía) y una empresa privada, Sainsa, propiedad de la familia alavesa Echave. Este grupo empresarial, que explota la cantera de Laminoria, llegó a ofrecer al concejo de Ilarduia un canon anual que podría llegar a los 60.000 euros a cambio de facilitar la explotación. La iniciativa causó un gran rechazo social, hasta el punto de que el concejo convocó un referéndum que rechazó la propuesta de forma mayoritaria."La consejera Esther Larrañaga ha dicho que un proyecto de explotación de minas no es viable", ha señalado al EL PAÍS Elisa Sainz de Murieta, directora de Biodiversidad. "Ningún proyecto de esa naturaleza puede prosperar; simplemente, porque el planeamiento del parque no posibilita la construcción de los accesos necesarios para esa explotación", afirma Sainz de Murieta, quien agrega que una actividad minera "no superaría de ninguna manera" el estudio de impacto ambiental "específico al que debería someterse". Sin embargo, la posibilidad se ha incluido en el PORN, tal y como deseaba en 2004 el Departamento de Industria.

"Protección especial"

La Diputación de Álava asegura que su sorpresa ha sido "tremenda". Suponía que sus alegaciones habían sido atendidas y que la zona -ubicada en Álava, aunque casi el 80% del parque está en territorio guipuzcoano- iba a ser declarado zona de "protección especial", figura que debería impedir, a su juicio, este tipo de actividad. La Diputación ha pedido explicaciones por escrito y está a la espera de una respuesta, que podría llevar a otro tipo de medidas si no es satisfactoria.

En 2001 la Diputación alavesa emitió tres informes desfavorables a una posible actividad extractiva de calcita y considera que las razones de su oposición siguen vigentes.

El concejal de Aralar en Asparrena (ayuntamiento al que pertenece Ilarduia), Diego Xabier Gastañares, que en 2004 se movilizó en contra del proyecto, ha manifestado también su sorpresa y anuncia que su formación presentará una proposición no de ley en el Parlamento para modificar el texto del plan. Esta formación quiere evitar así que quede una puerta abierta a esa actividad industrial.

Andrés Illana, portavoz de Ekologistak Martxan y miembro de Naturzaintza (órgano asesor del Gobierno en cuestiones de medio ambiente), que votó a favor del documento provisional del plan de ordenación, en el que no estaba prevista la mina, se siente "totalmente engañado". "Éste no es el documento al que di el visto bueno y que se aprobó en Naturzaintza".

A su juicio, lo ocurrido "es uno de los mayores escándalos en mucho tiempo" en materia de medio ambiente en Euskadi. "Si es incompatible y no se va a hacer, ¿por qué han metido ese párrafo?", se pregunta. Illana asegura que Aizkorri será el primer parque natural donde en una zona de reserva se permite una actividad minera. "Hay canteras en otros parques, pero nunca en zonas de reserva, que son las de mayor protección".

Ekologistak Martxan, que sostiene que la modificación introducidas obligaría a iniciar todo el trámite de aprobación del plan desde el principio, ha pedido una reunión urgente de Naturzaintza. "Y si no se convoca nos saldremos" de este organismo. Al tiempo que anuncia un recurso contra el decreto, cree que Medio Ambiente ha sucumbido "a las presiones del EVE y las empresas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de junio de 2006