Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Titulcia pide ayuda al Gobierno para acabar con los mosquitos

Los mosquitos se han convertido en un gran problema para los habitantes de la localidad de Titulcia, a 39 kilómetros de Madrid.

La alcaldesa, Fuencisla Molinero, del PP, ha denunciado en repetidas ocasiones la plaga de mosquitos que sufre Titulcia cuando llega el verano y suben las temperaturas. Ahora el problema se ha agravado. "Los niños recién nacidos tienen que salir a la calle con Aután", dice. "Muchos vecinos tienen problemas en la piel y sufren picaduras importantes", se queja Molinero.

La pequeña localidad, de 960 habitantes, se encuentra entre los ríos Jarama y Tajuña, en un ambiente que favorece la aparición de mosquitos. Molinero asegura que desde que alcanzó la alcaldía, en 2003, ha fumigado todos los años.

Este año ha contactado con una empresa que garantiza la desaparición de los insectos. Pero el coste de este servicio supone 28.000 euros. Mucho dinero para el Ayuntamiento. "La fumigación representa ya cerca del 5% del presupuesto del Ayuntamiento". Según la regidora, el presupuesto municipal asciende a poco más de 600.000 euros.

La alcaldesa ha enviado cartas a la Consejería de Sanidad y de Presidencia para pedir que financien la fumigación. "Es un problema de salud pública", señala. "No digo que lo paguen todo, nosotros pondremos una parte", añade.

Molinero explica que al caer el sol, los habitantes de Titulcia no pueden salir a la calle. "Es cuando más mosquitos hay". La alcaldesa asegura: "Prefiero terminar con los mosquitos que tener un polideportivo o una piscina municipal".

David, que trabaja en un restaurante del municipio, explica que "desde que se hizo el Parque Regional del Sureste, no permiten fumigar con las avionetas y se ha agravado el problema". Es una auténtica plaga, añade. "Además, hay problemas con los ecologistas, porque no dejan usar productos químicos para fumigar", agrega David. Algunos vecinos han puesto a la venta sus chalés durante el invierno, porque en verano con los mosquitos es imposible venderlos, asegura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de junio de 2006