Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La plataforma civil por la memoria dirige una carta al Papa para que proteja la fosa común de Valencia

La polémica en torno a la fosa común del cementerio de Valencia en la que fueron enterradas víctimas de la Guerra Civil llegará al Vaticano. La Iniciativa Civil por la Dignidad y la Memoria, creada a raíz del proyecto del PP de construir nichos sobre la fosa, ha dirigido una carta al papa Benedicto XVI para pedir su apoyo a la protección del lugar en homenaje a las víctimas del franquismo y defender la conservación del antiguo cementerio civil, en el que hace unos años fueron arrasadas lápidas en otra sepultura colectiva. La misiva la firman, entre otros, la escritora Fanny Rubio; la abogada Cristina Almeida; el concejal socialista Matías Alonso, como responsable de la memoria histórica de la Fundació Societat i Progrés, y el catedrático Joan Oleza.

La plataforma cívica asegura que Valencia "se siente orgullosa y llena de júbilo" por la visita del Papa en julio para el Encuentro Mundial de las Familias, pero advierte después a Benedicto XVI de que el Ayuntamiento que prepara su estancia destruyó "más de 100 lápidas judías y masónicas en el cementerio civil", y en su opinión, "se profanan tumbas" y "se allanan las fosas comunes" de indigentes, muertos de la guerra y fusilados del franquismo, en referencia a las obras luego paralizadas en la sepultura colectiva de la sección séptima derecha. Para la Iniciativa Civil, estas actuaciones del gobierno local del PP son "una absoluta falta de caridad y respeto a los difuntos". La plataforma asegura que se dirige ahora al Papa porque la alcaldesa, Rita Barberá, no ceja "en su empeño de construir nuevos nichos" sobre la fosa. La misiva califica también de "triste" el silencio del arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco, ante la polémica. La plataforma pide a Benedicto XVI "comprensión y apoyo" para lograr el "descanso" de sus muertos.

Por otra parte, el portavoz socialista, Rafael Rubio, denunció que el PP no ha renunciado a construir los nichos y, a su juicio, ha modificado el acuerdo plenario por el que aprobó en solitario un monumento a las víctimas de la Guerra Civil y del franquismo, referencia esta última que se habría eliminado. El teniente de alcalde, Alfonso Grau, aseguró que no habrá obras en la zona en litigio y se "priorizarán" nuevos enterramientos en otras zonas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de junio de 2006