Resistencia frente a la ruina

El director argentino Fernando 'Pino' Solanas pone rostro y nombre a la lucha social tras la crisis económica en el documental 'La dignidad de los nadies', premiado en Venecia

Las historias brotaban a cada paso. Historias de resistencia, de lucha colectiva por la supervivencia y de solidaridad protagonizadas por héroes anónimos. De entre todas las que Fernando Pino Solanas se encontró en su deambular por Argentina durante la realización del documental Memoria del saqueo (2004), el director finalmente escogió 12 de ellas para construir la continuación de aquel trabajo: La dignidad de los nadies. Este nuevo filme -presentado en el festival de Venecia, donde obtuvo los premios de la Unesco, de Derechos Humanos, de mejor película latina y de la Asociación de Documentalistas italianos- llega hoy a las pantallas españolas tras su exitoso paso por la última edición del festival de Valladolid, donde fue votado como mejor documental.

El director avanza de la mano de los seres anónimos, sin nombre ni recursos

Más información

"El primer documental interpreta la política que llevó el país a la ruina. Esta vez he tratado de mostrar cómo se defendieron de tanto desamparo las víctimas de esa crisis", explicó el director el pasado miércoles en Madrid. Para ello, ha mezclado material de archivo y nuevo, entrevistas y reconstrucciones ficticias de algunos episodios. "Hay algo de cine recreado y una introducción poética, pero los que llevan la historia son ellos: los nadies. Los nadies son Argentina", afirmó. El director regresa de la mano de los seres anónimos "sin nombre, ni recursos" al territorio de la denuncia, que ya marcó sus comienzos en el mundo cinematográfico con su primer trabajo, La hora de los hornos (1966). "La existencia cotidiana y silenciosa de esta gente rara vez se ve a pesar de su coraje extraordinario. Ellos son el motor de la historia", sostiene Solanas.

El coro de voces que el director presenta en la nueva película cuenta historias como la de Martín, el repartidor motero a quien un maestro salvó la vida tras recibir un balazo en los disturbios de diciembre de 2001; la de un colectivo de piqueteros que organizan sus marchas, sus escuelas y sus bailes; o la de las mujeres de chacras en la Pampa que revientan las subastas de sus tierras embargadas cantando el himno nacional. "Estas historias grupales hacen renacer los principios, la ética de la cooperación y del compartir lo poco que se tiene. Hablan de la resistencia social y de los movimientos barriales y esto es algo en lo que yo creo: los ámbitos sociales", afirma rotundo el director. El cine es para él "inventar y dar forma", y confiesa que fue esto último lo que más le costó a la hora de montar La dignidad de los nadies.

Solanas subraya el carácter "poco dócil" de su pueblo y mientras prepara ya la nueva entrega de su tetralogía documental que ya está en fase de montaje. Tras el emocionante retrato del capital humano reflejado en La dignidad de los nadies, Solanas tratará en el próximo documental la riqueza material y natural que permanece oculta en su tierra. "Planteo la pregunta de qué te corresponde como argentino e intento darle repuesta porque quien no sabe lo que tiene mal lo puede defender, y Argentina tiene recursos y miles de propiedades públicas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0001, 01 de junio de 2006.

Lo más visto en...

Top 50