Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ERC vota con CiU contra una medida social incluida en el Pacto del Tinell

Esquerra Republicana (ERC) votó ayer, junto a Convergència i Unió (CiU), contra el traspaso a los ayuntamientos de los equipamientos y el personal de las oficinas de servicios sociales que dependen de la Generalitat. El gesto de los republicanos es insólito, puesto que ellos mismos defendían esta transferencia en el Pacto del Tinell, que dio origen a la alianza tripartita. Según reza el Pacto, en una "apuesta decidida" hacia la "municipalización", el Gobierno se comprometía a "traspasar a los ayuntamientos las oficinas de servicios sociales".

El proyecto de ley de servicios sociales, que redactó el Departamento de Bienestar y Familia -que los republicanos, con Anna Simó al frente, controlaron hasta su expulsión del Gobierno catalán-, propone la descentralización de "competencias" del departamento hacia los ayuntamientos, pero no especifica qué competencias. La iniciativa entró la semana pasada en el Parlament por la vía de urgencia y tanto el Gobierno bipartito del Partit dels Socialistes e Iniciativa-Esquerra Unida como los propios republicanos, pese a la moción, confían en aprobarla antes de que se disuelva la Cámara y se convoquen elecciones autonómicas.

La moción, presentada por CiU a raíz del caso de Alba, prosperó con el apoyo de ERC y del PP y dejó en evidencia la situación de provisionalidad del Ejecutivo catalán, en minoría parlamentaria. La iniciativa de la federación nacionalista perseguía "dar prioridad a medidas para la protección y tutela de los menores".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de junio de 2006