Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:PATÉ DE CAMPAÑA | El futuro de Cataluña

Entrevista al viento

El miércoles fue la primera vez que el único, y agradable, problema en una entrevista con un primer ministro era...el viento. Mònica Terribas y TV-3 llevaban bastante tiempo persiguiéndola. Rodríguez Zapatero la dio en vigilias de la campaña del referéndum. Una buena fecha para los dos para hablar... básicamente del Estatuto. Terribas preguntó e insistió en lo que debía insistir y Zapatero respondió sólo aquello que podía responder. Ambos entendieron perfectamente la obligación de una de preguntar y la del otro de mantener ciertos silencios, particularmente sobre ETA.

El titular no estuvo en ninguna frase reproducible. Se podía encontrar cuando Zapatero le comentaba, sin entrar en detalles, las dificultades personales que ha tenido para defender el derecho de Cataluña a un autogobierno más serio, unas dificultades que llegaban, no lo dijo, tanto de la derecha agorera de la España rota como de las baronías socialdemócratas.

No fue una entrevista cortesana. Hubo repreguntas para evitar la fuga retórica del entrevistado. Hubo un Zapatero deslizándose inadvertidamente hacia el tuteo cuando no recitaba el catecismo sino que hablaba desde la convicción de leonés culé. Lo mejor de la entrevista fue el escenario. Exterior, noche. Un parterre de La Moncloa sin despacho de caoba ni heráldica y unas sillas campestres como de Leroy Merlin. Eso le dio un tono civil, aumentado por el extraño efecto de que a la presentadora, sin que le abandonara la coquetería, la despeinaba insistentemente el viento y eso que, ya de entrada, iba con un extraño peinado de despeinada. Las cámaras, con una grúa como la que se emplea para los conciertos, deambulaban libremente lo que reforzaba la sensación de una entrevista sin códices. Después de ver la entrevista das crédito a una reciente encuesta según la cual, Rodríguez Zapatero y los futbolistas Raúl González y Ronaldinho son las tres personas preferidas de los españoles para irse con ellas a tomar una cerveza. Añadan a la Terribas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de junio de 2006