Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El 'Guernica'

Me refiero al artículo de don Daniel Giralt-Miracle sobre El último viaje del 'Guernica'. Por orden del Presidente Suárez, tuve la honra de presidir una Comisión (muy efectiva aunque informal, porque no salió en el BOE) que gestionó la recuperación para España del Guernica de Picasso. Lo hice como Secretario de Estado de Asuntos Exteriores y me cupo la suerte de contar con dos colaboradores excepcionales: mis compañeros diplomáticos don Alberto Aza, que era director del Gabinete del Presidente, y don Rafael Fernández Quintanilla (que en paz descanse), que había dedicado años a ese esfuerzo y que luego relató en un buen libro la recuperación del cuadro.

Hube de hacer las dos gestiones esenciales: la primera, cerca de los herederos, en una reunión con su abogado francés M. Roland Dumas, luego ministro de Asuntos Exteriores, en la que mucho me ayudó el excelente embajador en París don Miguel Solano, que tampoco está ya entre nosotros; la segunda, con el director del MOMA neoyorquino donde estaba el cuadro, con la asistencia del cónsul general, don Rafael de los Casares. Pudimos convencer así, a familia y depositario, de que la voluntad de Picasso era la de que su cuadro viniera al Museo del Prado donde está y donde, en opinión de todos los expertos, debe permanecer sin riesgos de nuevos traslados.

He de añadir que don Javier Tussell (que en paz descanse, también) no fue, ni en el menor grado, "el hombre que gestionó la recuperación del Guernica", como se ha dicho en ésta y en otras ocasiones; y sólo lo desmiento ahora ante la reiteración en el error. Tusell no formó parte de aquella Comisión y su cargo de director general de Bellas Artes le llegó días antes de la instalación del cuadro en el Casón del Buen Retiro, parte del Prado. En resumen: nuestra Carrera Diplomática recobró el Guernica, como era su obligación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de mayo de 2006