Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Los denunciantes del 'caso Bono'

Como miembros del colectivo ¡Libertad Ya! y convocados por la AVT, asistimos a la manifestación contra el terrorismo que tuvo lugar el 22-1-2005 en Madrid. En dicha manifestación tuvimos que defender el derecho del, entonces, ministro de Defensa señor Bono a estar en la misma, y, en la medida de nuestras posibilidades, evitamos alguna de las agresiones de las que fue objeto.

En los días posteriores publicamos en periódicos de tirada provincial y nacional nuestro punto de vista sobre lo sucedido y ofrecimos nuestra colaboración por si hiciera falta. Nadie nos ha llamado para que diéramos nuestro testimonio.

Cuando hace pocos días se ha hecho pública la sentencia sobre el caso Bono, nuestra sorpresa ha sido mayúscula: los que ante nuestros ojos, y en las imágenes de los medios, aparecían como agresores salían absueltos, mientras que los policías que los detuvieron eran condenados a 13 años y medio de cárcel e inhabilitados para sus cargos.

Habiendo sido la Policía Nacional, la Guardia Civil y el Ejército los que más han sufrido el zarpazo del terrorismo, nos parece indignante que estos tres funcionarios, si han seguido el protocolo habitual, hayan recibido semejante condena. Desde estas líneas, un abrazo solidario para ellos.

Ante lo que consideramos una sentencia injusta, hemos presentado diferentes denuncias para conseguir que se reabra el caso.

Queremos señalar que no nos mueve ningún afán partidista. Llevamos bastantes años, gobernara quien gobernara, en la lucha contra ETA, contra la intolerancia y el fanatismo, como para perder el tiempo en ese tipo de discursos. Siempre hemos ido del brazo con personas de diferentes ideologías y estamos muy orgullosos de ello. En todos los partidos, y más fuera de ellos, hay actitudes impresentables, como lo fue la, a nuestro juicio, agresión al señor Bono. Un buen favor a la democracia sería no el ocultarlas, y menos defenderlas, sino el erradicarlas. A quienes no nos creen les decimos que la lucha por la verdad de lo que allí ocurrió es una parte más de la lucha contra ETA y por la democracia. Mucho nos ha costado conquistar la calle como para consentir que se impida al ciudadano, y entonces ministro, señor Bono el derecho a manifestarse contra el terrorismo.

1. Pedimos disculpas a los medios de comunicación a los que no hemos podido atender debidamente. Entendemos su labor, pero esperamos que comprendan nuestra situación.

2. Queremos, finalmente, mostrar nuestro reconocimiento a todos los que han abierto espacios a la libertad, especialmente a quienes en Euskadi y Navarra han aceptado algún cargo público, siendo, en demasiados casos, asesinados por ello. Todos tenemos una deuda con ellos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de mayo de 2006