Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chirac llama al orden a los ministros y pide unidad

Un día después de la moción de censura contra el Gobierno de Dominique de Villepin -que evidenció las profundas grietas que el caso Clearstream está abriendo en la mayoría gobernante en Francia, la Unión por un Movimiento Popular (UMP)-, el presidente Jacques Chirac aprovechó el Consejo de Ministros para llamar al orden a los miembros del Ejecutivo y pedirles que olviden sus diferencias y se concentren en su trabajo. "El presidente de la República recordó con firmeza a cada uno de los ministros la necesidad de conseguir resultados", declaró el portavoz del Gobierno, Jean François Copé.

El desplante, el martes durante la moción de censura, de los partidarios del ministro del Interior y presidente de la UMP, Nicolas Sarkozy, a Villepin, sobre quien recaen las sospechas de haber orquestado el caso Clearstream para involucrar a su máximo rival, pesará enormemente en el futuro del Gobierno. Pese a que la moción presentada por los socialistas no salió adelante, más de la mitad de los 364 diputados de la UMP se ausentaron durante el discurso de Villepin. Por eso, Chirac exigió unidad al Gobierno "en interés del país y de los franceses".

En claro contraste con la víspera, ayer los diputados de la UMP llenaron el hemiciclo para aprobar la nueva ley sobre inmigración, elaborada por Sarkozy. El texto, que restringe notablemente las condiciones de entrada en Francia y abre la puerta a una "emigración escogida", ha sido duramente criticado por la izquierda y los grupos de defensa de los derechos humanos, pero obtuvo 367 votos de los 577 posibles. La ley debe todavía pasar por el Senado.

En cuanto a la investigación sobre el caso Clearstream, la novedad es que, según las pruebas de ADN, los rastros genéticos de cuatro mujeres y dos hombres figuran en los papeles que contenían las listas falsas de la compañía financiera luxemburguesa Clearstream, que recibió el juez Renault van Ruymbeke de forma anónima entre abril y junio de 2004. Las sospechas sobre la autoría de estos listados se centran en la mujer cuya identidad genética ha sido localizada en el dorso de los sellos con que se franqueó el correo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de mayo de 2006