Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sólo seis ministras, cinco sin cartera

La "elevada presencia femenina" en el Gobierno que había prometido Romano Prodi se quedó en poca cosa: seis mujeres de 25 ministros. "Somos pocas, sí, pero lo más grave es que, excepto Livia Turco, todas somos ministras sin cartera", dijo Rosy Bindi, que asumió la función de ministra sin cartera encargada de la Familia. Bindi, de 55 años, procedente de la Democracia Cristiana y ahora en La Margarita, antigua dirigente de Acción Católica y con voto de castidad, fue ministra de Sanidad entre 1996 y 2000. La misma cartera asumida ayer por Turco, de 51 años, miembro de los Demócratas de Izquierda. "La presencia femenina ha quedado por debajo de lo que prometió Prodi, pero al menos hay más mujeres que en los Gobiernos de Berlusconi", comentó Turco.

La radical Emma Bonino, de 58 años, estuvo cerca de hacerse con el Ministerio de Defensa. Habría sido una gran novedad, pero el centrista Clemente Mastella también lo exigió y Prodi se vio obligado a adoptar una solución salomónica: ni para uno ni para otro. Los asuntos militares quedaron en manos de su fiel Arturo Parisi, y Bonino tuvo que conformarse con los Asuntos Europeos.

Linda Lanzillotta, de 57 años, de La Margarita y con 30 años de experiencia en la administración pública como alta funcionaria del Ministerio de Finanzas y miembro de la comisión presupuestaria de la Cámara de Diputados, fue nombrada ministra de Asuntos Regionales. Barbara Pollastrini, de 58 años, de los Demócratas de Izquierda, políglota y especialista en cuestiones de educación y universidades, asumió la promoción de la igualdad de oportunidades. Giovanna Melandri, de 44 años (la más joven del Gobierno), alta dirigente de los Demócratas de Izquierda y muy cercana a Prodi, se quedó con Juventud y Deportes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de mayo de 2006