El futuro de Europa

Bruselas pide un último esfuerzo a Bulgaria y Rumania para su ingreso en 2007

La corrupción, las mafias y el gasto fiscal, obstáculos para la adhesión de los dos candidatos

Bulgaria y Rumania aún pueden incorporarse a la Unión Europea el 1 de enero de 2007 si realizan un último esfuerzo y aplican las reformas necesarias para cumplir con la legislación comunitaria. Un nuevo examen se realizará en septiembre u octubre para comprobar si han resuelto sus problemas pendientes. La lucha contra la corrupción y el crimen organizado en Bulgaria y el establecimiento de agencias de pagos para la agricultura y un mayor control fiscal en Rumania son los principales obstáculos. Aunque Bruselas todavía no ha aprobado a los dos nuevos candidatos, el clima es positivo.

Más información

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, destacó ayer los notables avances realizados por ambos países, pero señaló de forma muy ilustrativa que "todavía les falta por recorrer la última milla". Tanto el presidente comunitario como el comisario de Ampliación, Olli Rehn, coincidieron en señalar que las reformas pendientes que tendrán que realizar ambos aspirantes suponen unos "objetivos posibles de cumplir".

Los países que se muestran más exigentes son Francia, Alemania, Dinamarca y Holanda, según fuentes diplomáticas. Aunque la correlación de fuerzas puede variar en función de las relaciones bilaterales.

Barroso y Rehn se desplazarán hoy a Sofía y Bucarest para mantener conversaciones con las autoridades de ambos países, y "ofrecerles toda la colaboración posible por parte de la UE para lograr su incorporación el año próximo".

Las primeras reacciones de las autoridades de ambos países fueron positivas, según puso de manifiesto el propio Barroso. La ministra de Exteriores búlgara, Meglena Kuneva, afirmó: "Tenemos todavía 227 días y podemos hacerlo".

No obstante, el comisario Rehn deslizó ayer en su intervención en el Parlamento de Estrasburgo que la decisión dependería también de la capacidad de absorción de la Unión Europea. El comentario no pasó inadvertido y algún parlamentario expresó sus dudas sobre qué criterios se iban a emplear para valorar la capacidad de absorción, un concepto que ofrece un poder casi absoluto para fundamentar cualquier decisión, dada su indefinición.

Sin embargo, en los informes presentados por la Comisión Europea están muy claras las deficiencias que deben resolver Rumania y sobre todo Bulgaria en los próximos cinco meses si quieren entrar en la UE el 1 de enero.

En el caso de Bulgaria, país de nueve millones de habitantes, el informe de Bruselas detecta seis áreas de "seria preocupación" que requieren una actuación urgente: "Establecimiento de un sistema de Administración y Control Integrados en los pagos de Agricultura, aumentar los controles veterinarios sobre algunas enfermedades animales, presentación de muestras y resultados de la persecución contra las redes del crimen organizado, una implementación más efectiva de la legislación contra el fraude y la corrupción, intensificación de las medidas contra el lavado de dinero, y reforzar el control financiero sobre el uso de fondos estructurales y fondos de cohesión".

En el caso de Rumania, país que cuenta con 22 millones de habitantes, son cuatro las áreas sobre las que existe "preocupación grave" por parte de la Comisión Europea: "Mejor cooperación y funcionamiento de las agencias que realizan los pagos directos a los agricultores; establecimiento de un sistema de controles y organizaciones administrativas en agricultura, reforzamiento del control veterinario en las fronteras para prevenir la difusión de algunas enfermedades y finalmente reforzar la administración tributaria para una mejor gestión del impuesto sobre el valor añadido".

La Comisión contempla para ambos países el establecimiento de cláusulas de salvaguardia sobre alguna de las materias que son consideradas como "preocupaciones graves" por parte de la Comisión, de forma que la incorporación se podría realizar en 2007, pero en determinadas condiciones que privarían a estos países de recibir fondos estructurales, fondos de cohesión o ayudas a los agricultores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0016, 16 de mayo de 2006.

Lo más visto en...

Top 50