Jordi Valls gana los Jocs Florals con 'Violència gratuïta'

Ni Flor Natural, ni Viola d'Argent, ni otras florituras. Los Jocs Florals iniciaron ayer una nueva etapa en la que sólo se concede un único galardón: el premio poesía Jocs Florals. El primero en recibirlo ha sido el poeta Jordi Valls (Barcelona, 1970), que reside en Santa Coloma de Gramenet, ciudad que ha dejado una fecunda huella en su trayectoria poética. Valls ha obtenido este reconocimiento con su poemario Violència gratuïta, que publicará en otoño Grup 62. La ceremonia de entrega se realizó ayer en el Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona.

Jordi Valls es autor de los poemarios D'on neixen les penombres? (Columna); Natura morta (Columna); Oratori (Tres i Quatre); La mel d'Aristeu (Aguaclara) y La mà de batre (Caixabank, Andorra), por los que ha recibido diferentes premios. Entre 1994 y 1996, ejerció de secretario y presidente de la Asociación de Jóvenes Escritores en Lengua Catalana. Asimismo, es miembro del PEN Club catalán y de la Asociación de Escritores en Lengua Catalana.

La entrega del premio se celebró ayer en Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona bajo la presidencia del alcalde, Joan Clos. El acto estuvo amenizado con un recital de poemas musicados por Gerad Quintana y el guitarrista Francesc Bertran. A esta edición de los Jocs Florals se presentaron 39 manuscritos. Con la concesión de este premio, Valls recibe durante un año el título honorífico de "poeta de la ciudad".

El balance poético de 2005 lo firma el crítico literario Sam Abrams, quien se felicita en su análisis de la ausencia de polémicas y de que el pasado fuera un año "fértil en buenas publicaciones poéticas". No obstante, lamenta que la poesía estuviera "sometida a una serie de factores erosivos que minan su presencia y su prestigio en el ámbito social". Entre estos obstáculos, cita el escaso interés de las grandes editoriales en promocionar los libros de poesía y el "poco espacio" que se les reserva en la prensa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS