Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los alumnos del IES Ribera Baixa de El Prat promueven una campaña de ahorro de agua

El IES Ribera Baixa de El Prat es el centro de estudios secundarios que menos agua gasta en España, según una ecoauditoría que ha realizado la Fundación Ecológica de Desarrollo de Zaragoza. En noviembre de 2002, los cerca de 700 alumnos consumieron 624 metros cúbicos de agua. En el mismo mes de 2005, la cifra se rebajó a tan sólo 83. El gran descenso se debe a las medidas que han ideado y puesto en práctica los propios jóvenes escolares durante este tiempo.

La factura del agua se disparó hace cuatro años en el centro. La profesora de Ciencias, Amelia de Sancho, pensó que algo había que hacer. "Había problemas con los grifos. De algunos salía agua a mucha presión y otros no cerraban bien", explica. Decidió dedicar algunas de sus clases a que sus alumnos comprobaran el caudal de los surtidores del instituto. Se dividieron el edificio por plantas y con probetas midieron la cantidad que brotaba por segundo. Con los datos obtenidos, mediante problemas matemáticos calcularon cuánto se consumía por día y persona. Los alumnos llegaron a algunas conclusiones: "Vimos que existía mucha diferencia entre el agua que gastábamos y la que realmente era necesaria", explica Raquel Gros, de 16 años, que cursa 4º de ESO. En clase propusieron soluciones, como poner temporizadores en los grifos.

Con el tiempo, los 90 alumnos que han participado en esta iniciativa, que aún continúa, han ido mucho más allá. Siguiendo sus propias propuestas, la llave de paso de la fuente está siempre cerrada a excepción de la hora del patio. Lo mismo ocurre con los lavabos: todos permanecen bajo llave durante las horas de clase. Sólo en caso de urgencia el conserje les abre la puerta. En el instituto todos se han acostumbrado a la nueva norma.

Para minimizar el gasto, también han aplicado algún que otro pequeño apaño casero. En el interior de las cisternas han colocado botellas que, debido al volumen que ocupan, evitan que entre toda el agua que cabe en ellas y que luego se pierde al tirar de la cadena.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de mayo de 2006