Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

L'Hospitalet recuperará la Casa dels Cargols, un edificio modernista oculto entre construcciones

Uno de los pocos ejemplos de arquitectura modernista en L'Hospitalet es la Casa dels Cargols, una vieja torre que se esconde en el barrio de la Torrassa . El Ayuntamiento se ha propuesto recuperar el edificio, para lo que deberá derribar las pequeñas construcciones adosadas a su perímetro, que incluso impiden el acceso a ella.

La Casa dels Cargols se construyó en 1911 siguiendo el proyecto del arquitecto Mariano Tomàs i Barba en lo que actualmente es la calle del Llobregat, 127-141, ocupando el centro de una parcela. Se elevó en medio de un jardín que llegaba hasta la fachada de la calle del Llobregat. Entonces destacaba como torre aislada entre las construcciones que se iban levantando en el barrio debido a la llegada de la inmigración originaria del sur de España. "Pronto fue víctima de la especulación intensiva", explica el historiador Inocencio Salmerón.

Ahora tan sólo es perceptible la parte superior, que sobresale de las casitas de planta baja de la calle del Llobregat. El edificio figura en el catálogo del patrimonio municipal como elemento modernista, con "magníficos trabajos de forja de hierro y cerámica vidriada como son las gárgolas, los caracoles y los motivos florales". Haciendo honor a su nombre, incluso las poleas de la fachada que se habilitaron para elevar los muebles muestran curiosos caracoles de forja. Las ventanas también tienen remates que repiten el caracol como motivo ornamental. Sin embargo, como señala el Plan Especial de Protección del Patrimonio Arquitectónico, las casitas que la rodean "impiden su perfecta visión" y pueden haber dañado la estructura de la torre. La imposibilidad de acceso hace que se desconozca por completo si en su interior, oculto tras las construcciones adosadas, hay algún elemento de interés. La recuperación requerirá demoler las casitas. Con este fin, el consistorio adquirió hace dos años toda la finca. De las nueve casitas, sólo quedan tres ocupadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de mayo de 2006