La fiscalía cita a más destinatarios de las cartas de ERC

La Fiscalía de Barcelona ha cursado nuevas citaciones a empleados de la Generalitat que recibieron las cartas del entonces secretario de organización y finanzas de ERC, Xavier Vendrell, en las que exigía el pago de cuotas. Las nuevas citaciones se producen después de que esta semana declarasen diversos trabajadores ante los Mossos d'Esquadra y relatasen que se les intimidó con el envío de de esas cartas, así como con numerosas llamadas telefónicas, y que vieron peligrar sus puestos de trabajo.

Las personas que recibieron las misivas de Vendrell, de las que se conocen cinco versiones, tienen en común que son trabajadores temporales y trabajan en departamentos de la Generalitat o empresas públicas que hasta ayer estaban gobernadas por ERC. Uno de los afectados, David Brunet, que ocupa un cargo en la empresa Turismo Juvenil de Cataluña (Tujuca), fue despedido por no pagar, según explicó él mismo el pasado día 10 durante su declaración en la fiscalía. Oficialmente, el motivo del despido fue la finalización del servicio que prestaba. La carta del despido de Brunet la firmaba Jordi Brillas, director de Tujuca, y le fue entregada el pasado 10 de marzo.

Explicaciones del consejero

Al conocerse este despido, unos 60 trabajadores temporales y funcionarios de Tujuca y de la Secretaría General de la Juventud, adscrita al departamento del hasta ayer primer consejero Josep Bargalló, se entrevistaron con Jordi Anguera, cargo de confianza de la Secretaría General de la Juventud de la Generalitat. Durante esa entrevista, celebrada en las oficinas de este organismo, Anguera les reconoció que el despido de Brunet se había producido por no pagar las cuotas a ERC, aunque matizó que se trataba de un caso aislado y que ellos tenían asegurada su continuidad. Con todo, los afectados redactaron una carta en la que explicaban lo que acababan de oír y criticaban el despido.

Una copia de esa carta fue entregada el pasado miércoles por David Brunet a los Mossos d'Esquadra. El original fue depositado en la caja fuerte del despacho de abogados del Colectivo Ronda, adonde acudió Brunet para encargar su defensa jurídica. Unas semanas después fue readmitido en el cargo con las mismas funciones y sueldo, y además con efectos reatroactivos, pues al nuevo contrato de Brunet se le puso fecha del 11 de marzo. También fueron readmitidas otras dos personas que habían sido despedidas con Brunet, aunque ninguna de ella había recibido las cartas en las que se instaba al pago.

La carta en la que los testigos relatan lo que acababan de oír de Anguera constituye una prueba de cargo, según explicaron fuentes judiciales, que podría avalar la tesis, que investiga la fiscalía, según la cual se pudo producir un delito de extorsión. Por ello, es muy probable que la fiscalía vuelva llamar a declarar a algunos de los firmantes de aquella carta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de mayo de 2006.