Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un maltratador con orden de alejamiento mata a su ex compañera

El agresor, en búsqueda y captura, apuñaló a la víctima en la sede de la Cruz Roja de Las Palmas

María Elena P. V., de 43 años, falleció ayer al mediodía de ayer a causa de las puñaladas que le asestó su ex novio en la puerta de la sede de la Cruz Roja en Las Palmas de Gran Canaria, cuando ésta acudía a inscribirse en el Plan de Empleo de la institución. La mujer, de nacionalidad venezolana, que recibió entre cuatro y cinco puñaladas, presentaba heridas incisas en el corazón, la aorta, el bazo, el hígado y la región lumbar derecha.

La mujer residía con su padre, un hermano y una hermana en la capital grancanaria. Hace unas semanas comenzó una relación sentimental con un joven, también venezolano, según la policía, pero este corto romance terminó de manera violenta y abrupta. Ella acudió, según fuentes policiales, al juzgado a denunciar a su pareja por presuntos malos tratos hace unos 10 días y el juez, tras celebrarse un juicio rápido, dictó una orden de alejamiento.

Ayer, a las once de la mañana, la mujer tenía cita con un trabajador social. Llegó con retraso. El suceso ocurrió cerca de las doce. Trabajadores de Cruz Roja vieron a la pareja discutir en la entrada de la sede de esta institución. En las escaleras de acceso a la puerta, el ex novio de la mujer sacó un arma blanca y se la hundió en el cuerpo en cuatro o cinco ocasiones.

Un vecino que pasaba por la calle oyó los gritos y vio el forcejeo y, pensando que era un intento de robo, recriminó al hombre. Al verse sorprendido, el agresor salió corriendo y fue perseguido por el testigo, que no logró darle alcance. Pero el culpable perdió la documentación en la huida, por lo que la Policía, que continuaba ayer por la tarde su búsqueda, lo tiene perfectamente identificado. Los familiares de la mujer declararon ayer ante la policía.

La víctima logró, a duras penas, llegar al umbral de la puerta de la Cruz Roja. El coordinador de Emergencias de la Cruz Roja en Las Palmas, José Antonio Corujo, relata que "sangraba con profusión y había perdido el conocimiento". Los médicos del Servicio de Urgencias Canario llegaron muy rápido, "la estabilizaron y la trasladaron con carácter urgente al Hospital Doctor Negrín", explica Corujo. María Elena P. V. ingresó en la unidad de cuidados intensivos, pero a los pocos minutos falleció por la gravedad de las heridas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de mayo de 2006