Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo Plan de Inmigración destina 1.177 millones para fomentar la integración social

El documento, que se aprueba con un año de retraso, incide en medidas educativas

El segundo Plan Integral de Inmigración de Andalucía, aprobado ayer por el Consejo de Gobierno, contempla una inversión de 1.177 millones para financiar hasta 2009 medidas dirigidas a favorecer la integración social de los trabajadores extranjeros. El área educativa es la más beneficiada del plan, al absorber el 67,5%, seguida de la sanitaria. Andalucía cuenta con un censo de 326.831 inmigrantes regularizados, asentados de forma mayoritaria en Málaga y Almería. La Asociación Pro Derechos Humanos y Andalucía Acoge pidieron ayer que el nuevo plan no se quede en "papel" como, en su opinión, ocurrió con las medidas sobre vivienda y coordinación jurídica adoptadas en el primero.

Andalucía fue la primera comunidad autónoma en elaborar un Plan Integral para la Inmigración, que permitió ordenar todas las políticas relacionadas con los trabajadores extranjeros y sus familias, hasta entonces dispersas por las diferentes consejerías. El plan, vigente entre 2001 y 2004, arrancó con una dotación de 306 millones. Cada departamento siguió desarrollando sus medidas, pero todas ellas pasaron a integrarse en un marco global y a ser coordinadas por una dirección general de la Consejería de Gobernación.

El segundo plan se ha aprobado con un año de retraso, aunque las medidas de cada consejería han seguido ejecutándose durante 2005. Sin contar los 276 millones del pasado ejercicio, el nuevo documento contempla una inversión de 1.177 millones para el periodo 2006-2009. El 67,5% de los fondos se destinan a proyectos para facilitar la escolarización, aumentar el profesorado de apoyo y fomentar el aprendizaje de la lengua española, entre otras medidas socioeducativas.

La segunda partida en recibir más fondos es la sociosanitaria, dotada con 150,4 millones, que primarán el acceso a servicios de planificación familiar, educación materno-infantil o asistencia a víctimas de malos tratos. En Andalucía, la atención sanitaria a los inmigrantes está garantizada con independencia de su situación administrativa.

El nuevo plan incidirá especialmente en las mujeres inmigrantes y en los jóvenes. Las medidas encaminadas a la integración y al tratamiento de las segundas generaciones de inmigrantes -cuyos problemas de integración salieron a la luz de forma violenta en numerosas ciudades de Francia- es una de las novedades respecto al documento anterior. De hecho, representan ya un porcentaje notable de la población extranjera. Según los datos facilitados ayer tras el Consejo de Gobierno, el 30% de los residentes extranjeros en Andalucía tienen entre 15 y 29 años.

Mapa heterogéneo

El fomento de la sensibilización social para combatir el racismo y la discriminación, así como garantizar el acceso de los inmigrantes a los servicios básicos, constituyen algunos de los objetivos básicos del nuevo plan.

El censo de extranjeros regularizados que residen en la comunidad autónoma es de 326.831, una cifra que sólo superan Cataluña, Madrid y la Comunidad Valenciana. La distribución no es homogénea por todo el territorio andaluz. La mayoría de ellos están afincados en Málaga (111.758), Almería (88.798) y Granada (35.683). Las nacionalidades mayoritarias son de Marruecos, Rumanía, Ecuador, Colombia, Argentina y China, además de algunos países comunitarios (Reino Unido, Italia, Alemania, y Francia).

Por su parte la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía y Andalucía Acoge exigieron ayer a la Administración autonómica que aplique el contenido del plan aprobado ayer. "Esperamos que no ocurra como con el primer plan, que en algunas ocasiones no pasó del papel, fue el caso de temas como la vivienda o la coordinación de la atención jurídica", señalaron en una nota de prensa.

Ambas organizaciones lamentaron que el documento aprobado no incluya medidas para mejorar la situación de los inmigrantes que se encuentran en situación ilegal en Andalucía, aunque precisaron que se trata de un documento "correcto" que incluye avances para los extranjeros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de mayo de 2006