Dos empleados públicos dicen al fiscal que ERC les intimidó con sus cartas

Empiezan las declaraciones de los trabajadores de la Generalitat

Dos empleados de la Generalitat declararon ayer en la fiscalía que se sintieron intimidados y amenazados al recibir las cartas remitidas hace meses por el secretario de Organización y Finanzas de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Xavier Vendrell, en las que les exigía el pago de cuotas para el partido. Los testigos explicaron que no cedieron a los requerimientos recibidos por escrito y por teléfono.

Los dos testigos explicaron también durante su declaración, según fuentes judiciales, que vieron peligrar su puesto de trabajo al no ceder a las presiones para que pagasen a ERC, partido del que dijeron que ni siquiera son simpatizantes. Sus temores estribaban en el hecho de que eran trabajadores con contrato temporal y, por tanto, se podía dar el caso de que no se lo renovasen cuando finalizara. Eso es lo que ocurrió en un caso, porque el empleado se negó a pagar, aunque posteriormente se le readmitió.

Los dos empleados, que coincidieron en su relato sobre el efecto intimidatorio que tuvieron sobre ellos las cartas de ERC, abrieron ayer las comparecencias ante los fiscales del caso, Emilio Sánchez Ulled y Fernando Rodríguez Rey. En total, han sido cursadas más de 50 citaciones de trabajadores de la Generalitat a los que se les remitieron las misivas que firmaba Vendrell, actual consejero de Gobernación, para recaudar fondos para el partido. Prácticamente todos los citados tienen en común que trabajan en departamentos de la Generalitat o en empresas públicas gobernadas por ERC.

El primero de los empleados que declaró ayer fue David Pérez, director de área de Turismo Juvenil de Cataluña (Tujuca), dependiente de la Secretaría de la Juventud, organismo que está adscrito al departamento del primer consejero, Josep Bargalló. Vendrell había sido secretario general de ese departamento antes de ser ascendido a consejero.

Las dos almas

También compareció ante el fiscal la funcionaria eventual Marta Angerri, jefa de gabinete de la secretaria de Juventud, Marta Rosàs. Esta última es la presidenta del Consejo de Administración de Tujuca y también pasó ayer por fiscalía, aunque las mismas fuentes explicaron que su declaración fue muy distinta a la de los dos empleados y explicó lo poco que sabía sobre el envío a sus subordinados de las cartas de Vendrell.

Tanto David Pérez como Marta Angerri trabajaban para la Secretaría de la Juventud antes de la llegada del tripartito a la Generalitat. Las cartas de Vendrell las recibieron estos dos empleados públicos mucho después de ser ascendidos por el anterior Gobierno catalán, por lo que su mejora profesional no estaba condicionada de ninguna manera al pago de la carta financiera de ERC.

La Secretaría de la Juventud refleja, según han explicado varios de sus empleados, las dos almas de ERC. Rosàs pertenece al sector liderado por el presidente del partido, Josep Lluís Carod Rovira, mientras que el hombre fuerte del secretario general, Joan Puigcercós, en ese organismo es Jordi Anguera. La difusión de las cartas de ERC ha provocado cambios en el organigrama de este departamento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0008, 08 de mayo de 2006.

Lo más visto en...

Top 50