Reportaje:El cambio de voto de ERC

Pues va a ser que 'no'

Carod Rovira defendió siempre que su partido debía evitar el rechazo al proyecto porque esta posición era "patrimonio" del PP

El no en el referéndum del Estatuto ya no será "patrimonio exclusivo" del Partido Popular, en contra de lo que proclamó el líder de Esquerra Republicana, Josep Lluís Carod Rovira, el pasado 23 de abril, festividad de Sant Jordi, en un mitin en Barcelona. Los republicanos también depositarán esa papeleta. La misma que reiteradamente Carod, en estas últimas semanas, había identificado con la del "españolismo intransigente".

Carod no ha sido el único dirigente independentista que ha descartado, por activa y por pasiva, que Esquerra se decidiera por su oposición a la reforma en la cita electoral del 18 de junio. Por ejemplo, el secretario general, Joan Puigcercós, afirmó el 14 de abril que su formación abriría en la consulta popular "una tercera vía" alejada del del PSC, CiU e ICV -que calificó de "bloque reformista regional"- y el no del Partido Popular, al que acusó de "instrumentalizar" el referéndum para ir en contra de Cataluña.

Más información
Maragall sugirió a Esquerra una salida pactada del Gobierno catalán tras su 'no' al Estatuto

Puigcercós, aunque lo intentó, no arrojó demasiada luz sobre la intención final de los republicanos: "En el referéndum descartamos prácticamente el porque el PSOE no quiere enmendar el texto aprobado en el Congreso (...) Tampoco nos gusta el voto en contra, porque favorece al PP (...), pero tampoco nos abstendremos porque nos interesa la máxima participación. Quedan otras opciones que pasarían por un crítico, una tercera vía que agrupe el voto soberanista, independentista y que no caiga en el y el no".

Los dirigentes republicanos han ido dando bandazos sobre su voto en el referéndum. Si Puigcercós descartó ese día la abstención, Carod la defendió el 3 de marzo en una entrevista en Radio Nacional de España. "Es probable que podamos votar no en Madrid [en el Congreso], en un sentido más claramente ideológico, y optar por una abstención en el referéndum de Cataluña, es decir, que el voto no tenga la contundencia del rechazo abierto", afirmó. Y, a continuación, añadió tajante: "Me va a ser muy difícil decirle a la sociedad catalana: 'Pueblo de Cataluña, id a votar no".

El líder de Esquerra, en todas sus entrevistas e intervenciones, no aclaró nunca cuál iba a ser el voto de los republicanos en el referéndum. Tan sólo se mostraba contundente en rechazar el no y en marcar distancias con el resto de las formaciones políticas. Fue el 22 de marzo, en una entrevista en la cadena SER, cuando Carod Rovira no titubeó en expresar sus opiniones. "Nadie de Esquerra se imagina haciendo campaña por el no, empezando por su presidente", es decir, él mismo. Y agregó: "El referéndum va a presentarse de una forma muy plebiscitaria en el sentido de que no será tanto o no, sino o no a Cataluña, y aquí pues difícilmente Esquerra va a encontrarse en las filas del no".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Posteriormente, el 18 de abril, en su reaparición tras sufrir una angina de pecho, que le tuvo casi un mes apartado de toda actividad pública, descartó que ERC se decantara por el no. "Esquerra actuará con responsabilidad política y patriotismo (...) de ninguna manera hará frente común con quien no tiene que hacerlo", en referencia al PP. Para el líder independentista, su formación no obstaculizaría la mejora del autogobierno catalán. Lo explicó así: "ERC no obstaculizará que Cataluña pase de vivir en un piso de 40 metros cuadrados a uno de 50, pese a que necesitamos uno de 100 metros". Ese día, Carod Rovira reconoció que ya tenía la decisión tomada, aunque no la reveló.

Una vez que la ejecutiva de Esquerra se decantó por el voto nulo, Carod defendió esta opción a ultranza. "El voto nulo tiene la virtud de que no cuestiona otras formas democráticas de expresión, y no hacer variar el resultado final de referéndum, pero sirve para expresar el malestar de una parte de la sociedad catalana por lo mal que ha concluido el proceso de aprobación del nuevo Estatuto y para indicar que en Cataluña hay gente que quiere ir mucho más lejos", declaró tras la ejecutiva de ERC del 27 de abril.

Carod, por tanto, ha defendido la abstención en el referéndum, el voto nulo y ahora el no. Pero también ha tenido ganas de votar . En el debate en el Congreso afirmó tras la intervención del líder del PP, Mariano Rajoy: "A un independentista como yo, oyendo hoy ciertos discursos, le entran ganas de votar al Estatuto".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS