Reportaje:Salvador Salcedo Jefe de neonatología

Una medicina enferma

Metges de Catalunya amenaza con nuevos paros al tiempo que recibe críticas de los propios médicos por la dureza de su posición

Los siete días de huelga que en menos de un mes ha efectuado el sindicato corporativo Metges de Catalunya han contado con un gran seguimiento entre los facultativos. Esta situación ha puesto de manifiesto que entre los médicos hay malestar debido a condiciones laborales, y los enfermos tampoco están contentos. Es toda la sanidad la que está enferma.

El médico está harto, cree que su trabajo está mal pagado, que se hace caso omiso de sus reivindicaciones, y pide un cambio en las políticas sanitarias. Puede ser por las guardias, que considera mal pagadas; por unas jornadas maratonianas que superan las 48 horas semanales, guardias no incluidas, o por la percepción generalizada entre los profesionales de que la calidad de su trabajo empeora porque en los últimos años se ha incrementado el número de tarjetas sanitarias, pero los recursos no lo han hecho en la misma proporción.

Salud no entiende más paros porque, asegura, ha aceptado las pretensiones sindicales
Habrá nuevas huelgas el 9 y 10 de mayo y el sindicato no descarta un paro indefinido

El usuario también está cansado. Los siete días de huelga han obligado a anular 208.000 visitas en los ambulatorios y otras 44.198 consultas a especialistas en los hospitales. Hay que sumar las 2.000 operaciones no urgentes que se han pospuesto.

El Departamento de Salud asegura que todas las visitas y operaciones suspendidas se realizarán antes del 31 de julio. Pero si hay nuevos paros, el cumplimiento de este compromiso será muy complicado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Metges de Catalunya ha convocado huelga para el martes y el miércoles próximos, y no descarta hacer huelga indefinida.

Salud asegura que es consciente del malestar crónico existente entre los facultativos y sostiene que hace todo lo que puede para mejorar sus condiciones laborales. Por ello, ha anunciado que destinará en los próximos tres años 680 millones de euros a incrementos salariales de los facultativos que trabajan en la red sanitaria concertada.

La cifra figura en el convenio colectivo de los centros concertados, que se firmará formalmente mañana. Lo suscribirán Salud, las patronales y las centrales sindicales de clase, CC OO y UGT. Pero no Metges de Catalunya, que tacha estos aumentos de "insuficientes".

El sindicato Metges de Catalunya es consciente de que ha logrado capitalizar el malestar del colectivo durante los días de huelga. Salud, las patronales y los sindicatos de clase afirman que para ello ha tenido que optar por posiciones "maximalistas". Dicen que cuando todos están a pocos minutos de llegar a un acuerdo definitivo que permita desconvocar los paros, el sindicato médico irrumpe con nuevas reivindicaciones, de modo que fuerza la ruptura inmediata de las negociaciones.

CC OO, UGT, Salud e incluso las patronales sostienen que tras la dura posición del sindicato de médicos está la Confederación Estatal de Sindicatos de Médicos, órgano que agrupa a los sindicatos corporativos de médicos de toda España, de espíritu conservador, muy próximo al Partido Popular. Las mismas fuentes aseguran que el hecho de que las huelgas de médicos sean en Cataluña y no en otra comunidad autónoma no es fruto de la casualidad. El motivo, explican, es que el sistema sanitario catalán tiene una estructura más compleja a causa de la existencia de una doble red, la pública y la concertada. A diferencia de otras autonomías, hay menos funcionarios y más personal contratado.

Metges de Catalunya y la Confederación Estatal de Sindicatos de Médicos han manifestado públicamente que el principal objetivo de las movilizaciones es un convenio colectivo sólo para médicos. Esta reivindicación la rechazan tajantemente Salud, las patronales, CC OO y UGT, ya que con la ley en mano, el Estatuto de los Trabajadores establece que en España la negociación laboral y salarial es sectorial y no de los diferentes colectivos profesionales por separado. Todos estos actores lamentan que el objetivo de Metges de Catalunya sea extrapolar el modelo del sindicato de pilotos SEPLA a la sanidad pública.

Dentro de la profesión médica han comenzado a surgir esta semana voces críticas con Metges de Catalunya, ya que aseguran que tras las negociaciones con Salud y las patronales se han obtenido la mayoría de reivindicaciones. Así lo sostuvieron los colegios de médicos de Tarragona, Girona y Lleida en un comunicado. El sindicato corporativo ha hecho caso omiso de las críticas y ha optado por mantener la convocatoria de nuevos paros.

Xavier Vila, Vicerrector UAB: "La sanidad requiere más financiación"

Quien presidió el comité de sabios propuesto por el Gobierno catalán encargado de estudiar la reforma de la sanidad, el doctor Miquel Vilardell, asegura que el malestar "entre los facultativos se ha acumulado durante los últimos años y con la huelga de médicos ha estallado". Esta situación, según Vilardell, pone de manifiesto que la sanidad pública catalana "cuenta con menos financiación pública que otros países europeos".

Vilardell, que también es vicerrector de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma, recuerda que el informe que redactó el comité de sabios que presidió ya destacaba la necesidad de aumentar el gasto público en sanidad. Pero recuerda que la red sanitaria no requiere únicamente dinero: "Para mejorar la eficiencia y la calidad, es básico contar con la complicidad de los profesionales", explica.

M. Luisa Iglesias, Jefa de Urgencias: "Los MIR hacen cien horas semanales"

Si no se mejoran pronto las condiciones laborales, la jefa de Urgencias del Hospital Parc Taulí de Sabadell, María Luisa Iglesias, pronostica que, en un futuro, "nadie querrá ser médico". "La medicina es una profesión vocacional, pero la vocación también tiene que estar pagada", explica.

Iglesias es profesora en la Universidad Autónoma y cree detectar que disminuye el número de estudiantes que quieren cursar medicina. Y el de residentes. "En el Vallès Occidental, únicamente se han cubierto 19 de las 30 plazas ofrecidas a los residentes que quieren especializarse en medicina de familia", explica. Iglesias lamenta las largas jornadas laborales que tienen que hacer muchos médicos, entre consultas y guardias, especialmente los residentes: "Los médicos residentes se pasan la vida trabajando, sus jornadas superan las 100 horas semanales", dice.

Concha Cañas, Radióloga: "La huelga es un toque para la Administración"

Concha Cañas coordina la unidad de radiología del Hospital de Bellvitge y denuncia que, en su departamento, en los últimos años los recursos técnicos y humanos no han aumentado al mismo ritmo que la demanda. "Hace ocho años, éramos 23 médicos y hacíamos 180.000 exploraciones cada año. Ahora hacemos 236.000 y sólo somos dos médicos más", explica. Los paros de médicos, sostiene, han servido al colectivo para "dar un toque a la Administración", ya que ésta "culpabiliza a los médicos del elevado coste sanitario".

Cañas, que se ha sumado todos los días a los paros, asegura que los facultativos "están muy responsabilizados de los efectos que tiene la huelga en los enfermos". "En Bellvitge muchos médicos han optado por adelantar visitas a los pacientes más problemáticos para evitar que estén en lista de espera".

Xavier Rodamitjans, Colegio de Lleida: "Ahora la huelga ya no tiene sentido"

El Colegio de Médicos de Lleida ha suscrito un manifiesto, junto con los colegios de Tarragona y Girona, que emplaza al sindicato Metges de Catalunya a desconvocar los paros anunciados. Según el presidente del colegio leridano, el doctor Xavier Rodamitjans, "la huelga ahora ya no tiene sentido" porque, asegura, "la Administración ha admitido más del 80% de las reivindicaciones sindicales". "Si hay acuerdo entre las partes, los paros son injustificados", concluye.

Rodamitjans explica que, pese a que ha secundado la huelga, en los días de paro también ha estado operando. "Hay intervenciones quirúrgicas que son improrrogables", y según este especialista en cirugía digestiva que trabaja en el Hospital de Santa Maria de Lleida, "muchos médicos que están en huelga han optado por trabajar sin cobrar".

Médica de familia: "La rutina es trabajar bajo presión"

Los sindicatos de clase lamentan las posiciones de Metges de Catalunya, ya que, aseguran, quiere convertirse en el único interlocutor del colectivo de facultativos con la Administración y las patronales. UGT y CC OO recuerdan que también cuentan con médicos afiliados. Éste es el caso de Carmen Navarro, médica de familia en un ambulatorio de Lliçà de Vall (Vallès Oriental). Navarro relaciona los paros con las elecciones sindicales que este año se celebrarán en el sector sanitario.

Navarro no ha secundado estos días los paros, pero asegura que está harta de "trabajar bajo presión". "Hay un clamor porque las condiciones laborables son deplorables: hacer guardias no sale a cuenta, no hay tiempo para formarse y el tiempo de visita para los pacientes es escaso. Con cinco minutos no hay tiempo para nada", asegura.

Salvador Salcedo, Jefe de neonatología: "El médico ha perdido prestigio en la sociedad"

Salvador Salcedo, jefe del servicio de neonatos en el Hospital Maternoinfantil Vall d'Hebron de Barcelona, es hijo de médicos y su mujer y una hija también son médicas. "He vivido la medicina de cerca y es una realidad que la figura del médico ha cambiado radicalmente en los últimos años", explica. "El médico ha perdido prestigio", asegura. Y también han cambiado sus condiciones laborales. "El médico ha pasado de ser un profesional liberal a un asalariado", y eso, sumado a unas condiciones laborales "poco óptimas", ha "desbordado el vaso".

Salcedo reconoce el malestar que viven los médicos, pero ha optado por no secundar los paros. "No me parece lógico este conflicto, teniendo en cuenta la posición de la Administración". Explica que ha aceptado buena parte de las reivindicaciones de Metges de Catalunya.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS