La defensa del edil del 'caso Sanlúcar' pide un veredicto contra la corrupción

La acusación afirma que el concejal "vendió y revendió" su voto

El juicio del caso Sanlúcar, que trata de aclarar un intento de soborno en esta localidad gaditana para evitar una moción de censura contra el alcalde socialista en 1999, encara su recta final. La defensa del ex edil del PP presuntamente sobornado, Manuel Ramírez Cunete, reclamó ayer al jurado que convierta su veredicto en un "precedente" contra la corrupción política, mientras que la acusación mantuvo que este concejal primero "vendió" su voto a dirigentes del PSOE y después lo "revendió".

La sesión de ayer se centró en los informes finales de los letrados. El fiscal, Ignacio Morales, mantuvo su versión de que fue el entonces secretario de organización del PSOE, Rafael García Raposo, quien trató de sobornar a Manuel Ramírez con el consentimiento del entonces alcalde, el socialista Agustín Cuevas, la participación del ex primer edil de Chipiona, el también socialista Luis Mario Aparecero, y el apoyo de, al menos, tres empresarios, Fernando Moreno Rodríguez, Fernando Moreno Ollero y Manuel Rodríguez, que son los que se sientan en el banquillo.

Es la misma versión que mantienen la acusación ejercida por el PP y la desarrollada por el propio Manuel Ramírez, quien también figura como acusado. Su abogado defensor, Juan Pedro Cosano, dedicó buena parte de su informe final a arremeter contra Agustín Cuevas, al que acusó de "traidor", y a presentar a su cliente como un hombre "divertido" y "humilde", pero con "mundología". Insistió en que las versiones aportadas por el resto de letrados, que señalan a Ramírez como el que primero se ofreció a vender su voto, son "un castillo de naipes". Por este motivo, reclamó directamente al jurado que "luchen por la verdad" y sienten con su veredicto un "precedente contra la corrupción y el desprestigio a la política".

La acusación ejercida por el PSOE, que pide penas para Cuevas, García Raposo y Ramírez, explicó al jurado que es autor de un delito "tanto quien ofrece un soborno como quien lo acepta" y recordó que el edil del PP tardó tres días en acudir a los juzgados desde que le ofrecieron por primera vez el soborno. La acusación ejercida por García Raposo, representado por el abogado Manuel Hortas, se basó en que fue el edil del PP el más interesado por proponer el soborno debido a su delicada situación económica. "Fue más inteligente y terminó denunciándolo él", según explicó Hortas, "porque le empujaron a hacerlo". El letrado lo resumió así: "Manuel Ramírez vendió su voto a dirigentes del PSOE y después lo revendió".

Los abogados defensores de García Raposo, Cuevas y los tres empresarios se esforzaron en desacreditar la versión defendida por el fiscal. Tras la lectura de los informes finales, se prevé que hoy el jurado reciba por escrito las conclusiones y las preguntas que deben responder. Desde hoy, tendrá 72 horas para emitir su veredicto. Los acusados se enfrentan a penas que oscilan entre los ocho meses de prisión y los tres años y nueve meses de cárcel e inhabilitación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 02 de mayo de 2006.

Lo más visto en...

Top 50