Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las dos Administraciones se culpan de perjudicar a los ciudadanos por las zanjas para el abastecimiento

No hay denuncia, de momento, pero el Canal de Isabel II estudia qué medidas tomar. Un portavoz de este organismo público de la Comunidad de Madrid aseguró ayer que el Ayuntamiento ha decidido impedir nuevas acometidas de agua en la ciudad. "Son muchas las personas afectadas, porque el Consistorio no da permiso para que podamos iniciar las obras necesarias. Los afectados son directamente los ciudadanos que están reclamando poder tener agua y a los que el Ayuntamiento está negando este derecho", señalan las fuentes del Canal consultadas. "Posiblemente se haga una campaña para dar a conocer a los ciudadanos lo que está pasando", indicaron estas fuentes.

Por su parte, fuentes municipales afirmaron que "es cierto que no se están dando al Canal nuevos permisos para abrir las calles, pero primero tendrán que cerrar todas las que tienen abiertas". El Consistorio sostiene que el Canal mantiene "miles de obras" abiertas en la ciudad y "eso no puede ser".

Desde el Ayuntamiento se recuerda que entre sus prioridades se encuentra "minimizar el impacto de las obras". "De hecho, en mayo se aprobará la Ordenanza de Coordinación de Obras en la Vía Pública".

El enfrentamiento entre el Ayuntamiento y la Comunidad por la gestión del agua no es nuevo. Ambos organismos han tardado casi dos años en renovar el convenio que mantenían por el consumo de agua en la capital. El caso se cerró cuando Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad, y el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, acordaron que este último vendiese por 750 millones de euros sus depuradoras al Canal de Isabel II. El regidor recibió el dinero que necesitaba para acabar las obras de la M-30 y Aguirre se quedó con la gestión del agua depurada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de abril de 2006