Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La 'guerra' entre la Comunidad y el Ayuntamiento llega a las alcantarillas

El Canal denuncia por robo al municipio, y la concejalía le expedienta por violar una ordenanza

Nuevo enfrentamiento entre la Comunidad y el Ayuntamiento. El Canal de Isabel II denunciará a la Concejalía de Medio Ambiente por "apropiación indebida" de, al menos, 120 tapas de alcantarilla y suministro. La concejal de Medio Ambiente, Paz González, había dado la orden de que se retirasen todos los registros -hasta un total de 800- que el Canal había pintado de azul como reclamo de una campaña de ahorro. La Guardia Civil acudió ayer a un almacén -donde estaban las planchas retiradas- para tomar declaración a los responsables de la contrata que las quitó.

Los enfrentamientos entre la Comunidad y el Ayuntamiento no tienen fin. El último se libra ahora en las alcantarillas de la ciudad y las dos instituciones, gobernadas por el PP, se disputan 800 tapas del servicio. Tal es el encono con el que los dos organismos se enfrentan que el Canal anunció ayer que denunciará a la Concejalía de Medio Ambiente por "apropiación indebida" de las planchas. La concejalía, por su parte, ha abierto un expediente sancionador al Canal por vulnerar una ordenanza.

La bronca empezó cuando el Canal, dentro de un programa de ahorro de agua en la región, inició la campaña llamada Súmate al reto del agua. Esta iniciativa incluía un curioso reclamo: pintar de azul 3.000 tapas de alcantarilla. Sobre ellas, se imprimiría el lema de la campaña. En marzo pasado, el vicepresidente primero del Gobierno regional y presidente del Canal, Ignacio González, presentó el programa a los medios de comunicación. En la capital, se pintarían 800 registros por todos los barrios.

Mobiliario urbano

Pero, según el Ayuntamiento, el Canal no pidió ninguna licencia municipal y, además, vulneró la normativa local. Fuentes municipales explicaron ayer: "La publicidad en las calles está reglada por la Ordenanza del Paisaje Urbano. Las tapas son parte del mobiliario urbano y no se pueden pintar del color que cada uno quiera para publicidad".

Un portavoz del Canal lo negó tajantemente. "Las tapas no son parte del mobiliario urbano. Son tapas de servicios públicos y no mobiliario de la ciudad como las marquesinas o los bancos. Además, el Canal no ha emprendido una campaña publicitaria, como afirma el Ayuntamiento. Es un campaña de concienciación para que los madrileños ahorren agua. Es absurdo decir que es publicidad, porque seríamos la primera empresa del mundo que hace una campaña para que no compren sus productos".

El Canal insiste en que "la campaña informativa está siendo, por el momento, imaginativa, inocente y eficaz". "Lo demuestra el hecho de que hasta abril hemos conseguido que el consumo se reduzca un 20%".

Pero el Ayuntamiento está en completo desacuerdo. "Pueden decir lo que quieran pero cualquiera puede ver que se trata de una campaña publicitaria. Si permitiésemos que el Canal pintase sus tapas de registro del color que quisiera y en ellas se pusiese publicidad, mañana otras empresas podrían reclamar lo mismo. No nos vale que se diga que se busca un bien común. También podría hacerlo una compañía de electricidad y pedir a los madrileños que consuman energías renovables o que sean conscientes de que los derivados del petróleo tienen un límite. El color de las tapas está descrito en el Plan General de Madrid".

Por ello, el Ayuntamiento admitió ayer que había ordenado la "retirada de todas las tapas azules y que se había abierto un expediente sancionador" contra este organismo público de la Comunidad "por infracción de la ordenanza municipal".

El Canal replicó que aceptaba que se abriera un expediente sancionador contra la empresa, "porque está dentro de las competencias municipales, por supuesto". "Pero lo que no admitimos es que se hayan retirado las tapas porque son una propiedad privada". Cada alcantarilla, según reconoce el Canal, cuesta 54 euros. "Además, el Ayuntamiento está sustituyendo las tapas de alcantarillado y suministro por otras que no sabemos de dónde las han sacado. Eso es muy grave, porque en caso de avería no sabríamos dónde están las llaves de paso".

Ayer, la Guardia Civil, tras una denuncia del Canal, se personó en una nave industrial de Coslada. Allí una empresa privada contratada por el Ayuntamiento ha ido almacenando las 120 primeras tapas retiradas. El Canal había presentado denuncia contra su propietario por "apropiación indebida" y esperaba de conocer la declaración del denunciado para saber quién se lo había ordenado.

Fuentes municipales reconoció ayer que la orden procedía de la Concejalía de Medio Ambiente. El Canal fue entonces tajante. "La querella se presentará contra la concejalía. Lo más sorprendente es que la concejal de Medio Ambiente, Paz González, es consejera del Canal, aprobó la campaña y ahora retira las tapas". "González no aprobó la campaña, sino su contratación", matizan fuentes municipales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de abril de 2006