Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Disputa judicial entre Gallardón y Aguirre por 120 tapas de alcantarillas

Ildefonso de Miguel, gerente del Canal de Isabel II, dependiente del Gobierno de la Comunidad de Madrid, que preside Esperanza Aguirre (PP), se verá las caras en los tribunales con Paz González, concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, que preside Alberto Ruiz-Gallardón (PP). De Miguel va a denunciar a la edil por "apropiación indebida" de, al menos, 120 tapas de alcantarilla. González había dado la orden de retirar todos los registros -hasta un total de 800- que el Canal de Isabel II pintó de azul como reclamo de una campaña de ahorro de agua. Álvarez, por su parte, ha abierto un expediente sancionador al Canal por vulnerar la ordenanza.

Agentes de la la Guardia Civil acudieron ayer al almacén donde se hallaban las planchas retiradas para tomar declaración a responsables de la contrata que quitó las tapas.

La bronca se inicia cuando el Canal, dentro de un programa de ahorro de agua en la región, inicia la campaña llamada Súmate al Reto del Agua. Esta iniciativa incluía un curioso reclamo: pintar de azul 3.000 tapas de alcantarilla. Sobre ellas, se imprimiría el lema de la campaña. En marzo pasado, el vicepresidente primero del Gobierno regional y presidente del Canal, Ignacio González, presentó el programa a los medios de comunicación. En la capital, se pintarían 800 registros distribuidos por todos los barrios.

Pero, según el Ayuntamiento, el Canal no pidió la preceptiva licencia municipal y, además, vulneró la normativa local. Fuentes municipales explicaron ayer: "La publicidad en las calles de la ciudad está reglada por la Ordenanza del Paisaje Urbano. Las tapas son parte del mobiliario urbano y no se pueden pintar del color que cada uno quiera para realizar una campaña publicitaria".

Un portavoz del Canal lo negó tajantemente. "Las tapas no son parte del mobiliario urbano. Son tapas de servicios públicos y no mobiliario de la ciudad. El Canal no ha emprendido ninguna campaña publicitaria. Es una campaña de concienciación para que los madrileños ahorren agua. Es absurdo decir que es publicidad, porque seríamos la primera empresa que hace una campaña para que no compren su producto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de abril de 2006