Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aparece otro documento falso en Castellón a favor de condonar impuestos a una empresa

El PP evita dar explicaciones sobre el caso en el pleno del Ayuntamiento

La decisión del Ayuntamiento de Castellón de eximir del pago de 280.000 euros en impuestos a la empresa Lubasa registró ayer un nuevo episodio. El grupo municipal socialista dio a conocer en el transcurso del pleno de la capital de La Plana un nuevo documento falso, supuestamente presentado y firmado por el director del hospital General. En el mismo, el autor del texto, en uno de sus párrafos, confunde la empresa con el hospital al escribir: "Esta mercantil ha presentado en este Ayuntamiento proyecto básico solicitando licencia de obras mayores".

"Alguien ha intentado conseguir un beneficio económico suplantando al hospital General"

El concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Castellón, Javier Moliner, del PP, evitó dar cualquier explicación sobre los dos documentos falsos incluidos en el expediente, limitándose a reconocer la existencia de "un error" después de que la concejal socialista Josefina Gimeno los presentara ante el pleno y exigiera una investigación.

La empresa Lubasa está construyendo el aparcamiento anexo al Hospital General de Castellón, obra que, pese a tener ánimo de lucro y ser privada, logró una declaración de interés municipal con la que se le eximía del pago del impuesto de construcciones, instalaciones y obras. La solicitud para la aplicación de una bonificación del 95% a la empresa fue presentada en nombre del director del hospital. Sin embargo, fuentes de la Consejería de Sanidad aseguran que ni el director, ni nadie en su nombre, presentó el escrito. Las mismas fuentes aseguraron que los documentos, que no llevan membrete, "no son creíbles". Por eso, la concejal socialista Josefina Gimeno solicitó la apertura de una investigación ante lo que considera, como explicó, un "intento de fraude a la hacienda pública".

La postura adoptada por el equipo de gobierno popular ha sido revocada por los técnicos, pero no a causa de dichos documentos sino por un defecto de forma, ya que el hospital no podía solicitar una bonificación como la planteada, sino que debería haber sido la firma Lubasa, como ejecutora de la obra, la que lo reclamara. En el caso de que lo hubiera solicitado la constructora, el Ayuntamiento, como ha ocurrido en otras ocasiones, lo hubiera rechazado ya que sólo se admite cuando se trata de una obra pública.

Tras conocer la existencia de los documentos falsificados, el responsable del Urbanismo castellonense se limitó ayer a reconocer el "error", así como la "equivocación" en la que se incurrió. "Hemos rectificado y agradecemos el papel que ha desempeñado la oposición para aclarar esta situación", llegó a decir, eludiendo, en sus dos intervenciones, la existencia de los documentos que el grupo socialista plantea remitir a la fiscalía para que estudie si hay que adoptar medidas judiciales.

Además del escrito en el que se solicitaba la bonificación, la concejal socialista hizo público ayer un segundo documento, presentado también en nombre del director del Hospital General, en el que expone que "esta mercantil ha presentado en este ayuntamiento proyecto básico solicitando licencia de obras mayores...", en referencia a la documentación que presentó Lubasa. El documento, pues, incluye la "confusión" de que el escrito no es de una mercantil sino de un organismo público. El escrito incluye el número de expediente urbanístico, el CIF del hospital General y adjunta, tal como dice, "una fotocopia compulsada del título de propiedad de la parcela objeto del aparcamiento". Todos esos detalles hacen sospechar que quien redactó y presentó el escrito tenía acceso a la documentación de la administración. También en esta ocasión está firmado "por orden" y rubricado con un garabato.

Para Gimeno, "alguien ha intentado conseguir un beneficio económico suplantando la entidad del Hospital General" lo que, a su parecer, merece una investigación que, según lo expresado hasta ahora, no será iniciada ni por el Ayuntamiento ni por la Consejería de Sanidad.

Este diario trató ayer, sin éxito, que tanto la empresa Lubasa como la Consejería de Sanidad comentaran lo que el grupo socialista ha calificado de "escándalo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de abril de 2006