Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hijo de Broseta aceptaría la liberación de los asesinos de su padre

Pablo Broseta, hijo del catedrático de Derecho Constitucional Manuel Broseta, asesinado por ETA en 1992, afirmó ayer que estaría dispuesto a aceptar una hipotética liberación de los terroristas que pusieron fin a la vida de su padre "con tal de que nadie pase por lo que hemos pasado", aseguró. En una entrevista concedida a Informativos Telecinco, el vicepresidente de la fundación que lleva el nombre de su padre y miembro de la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT), que dirige Francisco José Alcaraz, mostró su apoyo al proceso de paz un mes después de que ETA anunciara el alto el fuego permanente.

Sin embargo, Broseta consideró que la liberación de presos no puede ser gratuita por lo que pidió al Gobierno que "no se arrodille" ante los terroristas. "Para que haya negociación hay que respetar el marco constitucional", afirmó. "ETA debe disolverse y entregar las armas", añadió.

"Debemos mirar hacia adelante y no hacia atrás. No podemos convertirnos en mamuts prehistóricos defendiendo posturas en contra de lo que la mayoría desea", prosiguió. Broseta se desvinculó de las peticiones de algunas víctimas que exigen que los terroristas pidan perdón. "En mi caso, en absoluto", dijo, aunque reclamó el recuerdo para los casi 1.000 fallecidos en atentados de la banda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de abril de 2006