Reportaje:

Brasil está de moda en Wall Street

Las acciones de empresas del país de América Latina son las extranjeras más demandadas

Las empresas brasileñas que cotizan en Estados Unidos hicieron su agosto en el primer trimestre de 2006: sus ADRs (American Depositary Receipts) movilizaron 61.500 millones de dólares (49.918,8 millones de euros), el doble que en el mismo periodo de 2005. Así, Brasil supera a China y Reino Unido y se convierte en el país más demandado por los inversores de Estados Unidos.

En los tres primeros meses de este año los papeles brasileños tuvieron un aumento medio del 19,1% en las bolsas de Estados Unidos, contra 9,8% de empresas asiáticas o los 12,7% de la media de países considerados emergentes.

En sólo un mes, las acciones brasileñas movieron 23.000 millones de dólares en los mercados de Estados Unidos

El valor de las dos gigantes -CSN y Usiminas- experimentaron alzas del 47% el y 57%, respectivamente. Pero en volumen de negocios, la principal estrella ha sido la estatal de petróleo, Petrobras, cuyas acciones se transformaron en el papel más negociado de cualquier empresa no estadounidense en este mercado. Mientras las acciones de Petrobras movilizaron 7.000 millones de dólares (5.681,8 millones de euros), la británica British Petroleum se quedó en 4.500 millones de dólares (3.652,6 millones). Sólo en marzo, las acciones brasileñas movieron 23.000 millones de dólares (18.668,8 millones de euros).

Estos resultados forman parte de un estudio del Banco de Nueva York, divulgado en Brasil recientemente. Analistas de mercado explican que el fuerte interés que los ADRs de empresas brasileñas despiertan en Estados Unidos se debe esencialmente a su buen flujo de caja, a la buena gestión corporativa, al bajo riesgo y a las altas tasas de lucros que presentan. A todo eso, dicen consultores de inversiones, se debe agregar el escenario favorable de la economía brasileña, que en su opinión podrá propiciar este año nuevas tasas de crecimiento. Así, no se puede hablar de movimientos especulativos, sino en un consistente flujo de recursos basado en el comportamiento de las propias compañías y de la economía brasileña.

Además de las empresas siderúrgicas y de Petrobras, otras dos compañías del sector de la celulosa obtuvieron resultados importantes: Aracruz y Votorantim. Ambas conquistaron el llamado grado de inversión de las agencias calificadoras de riesgo, situándose por encima del riesgo soberano de Brasil. También dos bancos privados -Unibanco y Bradesco- vieron sus papeles subir el 16,3% y el 23%, respectivamente, en Wall Street.

Las perspectivas para las acciones de bancos brasileños son optimistas. Como recuerdan los analistas, a lo largo de los primeros tres años del Gobierno del presidente Lula da Silva, la banca acumuló en Brasil más beneficios que durante los ocho años de su antecesor, Fernando Henrique Cardoso, a quien el actual mandatario acusaba de ejercer "un Gobierno para banqueros".

Nada, sin embargo, impresiona más que los resultados de la estatal de petróleo. Al transformarse en la empresa no estadounidense más negociada en Wall Street, superó a otras 450 compañías de todo el mundo. Un informe reciente del banco portugués Banif Primus divulgado en Brasil dice que los papeles de la empresa tienen potencial para crecer un 40% este año, gracias al incremento de su producción.

Las buenas perspectivas se extienden a los papeles brasileños en general, sin mención específica a ningún sector o empresa. El mercado global de hedge funds dispone actualmente de un más de un billón de dólares, de los cuales solamente 25.000 millones están invertidos en papeles de América Latina. Brasil, una vez más, se lleva la mayor tajada: 18.000 millones.

Se espera también que el riesgo soberano del país alcance el grado de inversión, al lado de las grandes empresas del país, lo que aumenta las expectativas de nuevos negocios. Muchos fondos de pensiones y de inversiones globales no pueden comprar papeles de empresas de países que no tengan esa clasificación (aunque ellas sí lo tengan). Cuando el riesgo soberano se equipare al de esas compañías, "cantidades monstruosas de recursos", en palabras de un consultor de São Paulo, serán despejadas en acciones de empresas brasileñas en las principales bolsas de valores de todo el mundo, con énfasis especial Nueva York.

Operadores en la Bolsa de Nueva York.
Operadores en la Bolsa de Nueva York.AP

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 22 de abril de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50