La Generalitat propone a Fomento invertir 6.000 millones en Cercanías hasta 2020

El Ministerio de Fomento ya conoce la propuesta para Cercanías del Gobierno catalán, que tiene también el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona. El documento fue entregado el pasado mes de febrero y ahora se está sometiendo a los últimos retoques, que estarán listos este mismo mes, según la ministra Magdalena Álvarez. El plan prevé una inversión en Cercanías de 6.052 millones de euros hasta el año 2020, inversión que deberá realizarse en dos fases: la primera, hasta 2015, es de 3.648 millones de euros; La segunda fase irá de 2015 a 2020, con una inversión prevista de 2.404 millones.

El plan entregado por el consejero de Política Territorial, Joaquim Nadal, a Magdalena Álvarez dibuja un futuro radicalmente diferente para el conjunto de las Cercanías, contempladas como una especie de metro de la región metropolitana. El nuevo mapa conecta los trenes que ahora explota Renfe con la red de Ferrocarrils de la Generalitat (FGC).

800 millones de euros se destinarán a la compra de material móvil y la mejora de las instalaciones ferroviarias
Una nueva línea unirá Vilanova i la Geltrú con Mataró pasando por las poblaciones del interior de la región metropolitana
El plan prevé que los trenes de Renfe y los de FGC formen una misma red que dé servicio a 360 millones de usuarios al año
Más información
La red ferroviaria dará servicio a 5,4 millones de personas
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

- Objetivos. Los objetivos declarados en el plan son claros: aumentar la capacidad y frecuencia de los trenes, y diseñar un nuevo sistema ferroviario en el que se planifique y gestione de forma integrada la red de Renfe y la de Ferrocarrils de la Generalitat. Entre las funciones del ferrocarril destaca la integración urbana, y además se potenciarán otros sistema de movilidad, para lo cual se proyectan intercambiadores con el metro, el tranvía y los autobuses urbanos e interurbanos.

- Continuidad. La primera providencia es una reconversión general de las líneas, aprovechando las obras que se realizan ahora en Sants para la llegada del AVE. Con ello se logra una cierta homogeneidad que agiliza los movimientos y permite incrementar frecuencias, ya que las líneas de la costa norte siguen por el sur y viceversa, mientras que las del interior siguen también por el interior. Ahora, por exigencias de la distribución de pasos en las vías, interior y costa se cruzan, provocando no pocas disfunciones.

- Línea circular. En el plano de la reconversión de líneas existentes, una de las primeras medidas es la transformación de la línea C-7 en circular, dando la vuelta en Castellbisbal en vez de llegar, como hace ahora, hasta Martorell.

- Vía orbital. Hay una segunda línea que es nueva: la que iría desde Vilanova i la Geltrú hasta Mataró pasando por Vilafranca del Penedès, Martorell, Terrassa, Sabadell, Mollet del Vallès y Granollers. Se trata de la vía orbital, casi paralela al futuro y polémico cuarto cinturón.

- Línea 12. También se prevé la construcción de una nueva línea entre Castelldefels y Barcelona pasando por Cornellà. Es el residuo de la denominada línea 12, proyectada con muchas prisas en los últimos coletazos del Gobierno de CiU.

- Maresme. La línea del Maresme sufre también una reconversión radical en todo su recorridos. Se prevé la construcción de una variante entre Mataró y Badalona, la duplicación del tramo que va de Arenys a Blanes y la prolongación de la vía desde Blanes hasta Lloret. Además, se incluye la modificación del trazado que pasaría de la primera línea de mar al centro de las poblaciones, provocando una reconversión total en la comarca.

- Aeropuerto. El servicio al aeropuerto también se modifica, con la construcción de un bucle que entra directamente en la terminal en construcción. Se aprovecha para incrementar notablemente las frecuencias.

- Inversiones. Para lograr estos objetivos, el plan diseña dos áreas de inversión. La primera, destinada a lograr un incremento de la capacidad operativa, asciende a 800 millones de euros, que se destinarán a la adquisición de nuevas unidades con mayor capacidad que las actuales, así como al refuerzo de las subestaciones y la mejora de la señalización. El segundo bloque inversor se centra en las nuevas líneas, los desdoblamientos y los nuevos puntos de intercambio.

- Intercambiadores. El plan prevé la construcción de 20 intercambiadores, varios de ellos en la ciudad de Barcelona, donde pierde peso la estación del Clot que queda sitiada por el nuevo potente foco de la Sagrera y por otro intercambiador en Glòries.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS