Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las obras para levantar las torres de la Fira en L'Hospitalet durarán tres años

El proyecto, de Toyo Ito, será otro icono arquitectónico de Barcelona

Los dos singulares rascacielos de la entrada a la nueva Fira en L'Hospitalet de Llobregat serán una realidad en 2009. Al menos ésa es la fecha prevista por los promotores del proyecto, que se compone de un hotel y un edificio de oficinas de 110 metros de altura. Las torres, diseñadas por el japonés Toyo Ito, están llamadas a ser otro de los grandes iconos del diseño arquitectónico de Barcelona. Ayer pusieron la primera piedra.

Las torres, una de las cuales acogerá un hotel de lujo y la otra un edificio de oficinas, sólo existen sobre el plano pero ya se han pagado cientos de millones de euros por ellas. La inmobiliaria Realia compró recientemente el edificio de oficinas por 130 millones de euros, mientras que el grupo hotelero Santos se hizo con el que será un hotel por un montante que el sector ha situado en 100 millones.

El peculiar diseño del proyecto, que promueven las compañías Layetana, Metrópolis y Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), tiene mucho que ver en el precio pagado. El hotel, de 26 plantas y 338 habitaciones, será un edificio con planta en forma de trébol y perfiles sinuosos que en su parte superior se abrirá como una flor. A su lado, un bloque de 23 plantas diáfanas compuesto por un núcleo cilíndrico, reflejo de la torre vecina, acogerá oficinas.

Ambos rascacielos, que comenzarán a construirse en unos días, conforman la denominada Porta Firal del recinto de Gran Via en la Fira de Barcelona, que se encuentra en mitad de sus obras de ampliación.

"Estas torres tienen un significado muy importante para el desarrollo de L'Hospitalet y para todas las personas que viven en Barcelona", señaló ayer el creador del proyecto, el nipón Toyo Ito, en el acto de colocación de la primera piedra.

La construcción de Torres Fira se enmarca en un amplio plan urbanístico que incluye la reforma de la Gran Via a su paso por L'Hospitalet y la ampliación de Fira de Barcelona, cuyo diseño completo también corre a cargo de Toyo Ito.

El presidente de Fira de Barcelona, Josep Lluís Bonet, recordó la principales cifras del proyecto: Al acabar las obras en 2009 los dos recintos feriales de Barcelona (Montjuïc y Gran Via) sumarán 355.000 metros cuadrados, de los cuales 240.000 corresponden a la zona de L'Hospitalet. De éstos, 115.000 ya se están utilizando para acoger salones y otros 26.000 quedarán acabados en junio. También en 2009 es cuando se espera que las líneas 2 y 9 del metro lleguen al recinto de Gran Via. Estas magnitudes se traducen en que Fira de Barcelona se convertirá en la principal feria de España y la segunda de Europa por superficie.

El catálogo de rascacielos emblemáticos de esta área de L'Hospitalet se completará con otros diseños singulares de arquitectos como Jean Nouvel, Richard Roger, Óscar Tusquets y David Chipperfield.

La apuesta del área metropolitana de Barcelona por la arquitectura tiene un alto coste que la Administración cree compensada. El alcalde de Barcelona, Joan Clos, admitió que la ciudad "paga un sobrecoste para que el diseño de sus obras sea de nivel, pero el hecho de tener un ciudad bonita produce un sobrado retorno económico". Esta inversión en una "ciudad bonita" persigue, además, hacer compatible la actividad económica con el uso ciudadano de los equipamientos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de abril de 2006