Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MIRADOR

El reo suicida

Zacarías Moussaui, el francés de origen marroquí juzgado en EE UU por su participación en la planificación del atentado del 11-Septiembre, puede ser condenado a muerte, según ha decidido un jurado americano. El juicio ha establecido con meridiana claridad dos cosas: que el reo -detenido en agosto de 2001, semanas antes de los atentados contra Nueva York y Washington- compartía planes y objetivos con los terroristas suicidas del 11-S por lo que de haber informado de lo que sabía podría haber contribuido a evitar los atentados, y que, gracias a una indiferencia hacia su propia suerte, real o simulada, ha podido poner en evidencia a los investigadores y debilitar más a sus adversarios que a sus cómplices. En casos así, la pena de muerte, rechazable siempre, se convierte en figura grotesca con un reo suicida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de abril de 2006