Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Corrupción en Marbella

El PA acusa al alcalde en funciones de hacer contratos a cargos de confianza

El Partido Andalucista (PA) denunció ayer que el alcalde en funciones de Marbella, el gilista Tomás Reñones, ha comenzado a firmar la baja de varios cargos de confianza para contratarlos directamente como personal municipal de las sociedades del Ayuntamiento. "Quieren lavar los trapos sucios y encima esconden a sus familiares", criticó el portavoz del PA, Pedro Pérez. Entre los más de 30 cargos de confianza figuran la ex mujer del alcalde accidental, el ex marido de la alcaldesa -la encarcelada Marisol Yagüe-, la esposa del concejal de Turismo y una cuñada de la regidora.

"Reñones actúa desde la mayor irresponsabilidad política, cargando a las arcas municipales sueldos desorbitados, que atentan contra el erario público", denunció Pérez, quien afirmó tener constancia "de al menos cinco casos de momento". El personal de confianza cesa en su puesto una vez que renuncian los concejales, pero según el PA, Reñones persigue que dicho personal de confianza no cause baja laboral en el consistorio, por lo que ayer comenzaron a ser contratados por las sociedades municipales. Estas contrataciones se realizan con carácter indefinido.

A pesar de la delicada situación de las arcas municipales, en quiebra técnica, los sueldos del personal de confianza son boyantes. El ex marido de Yagüe, Antonio Becerra, percibe 7.573 euros mensuales como coordinador de Hacienda, al igual que Antonio Calleja, imputado por el denominado caso Saqueo 2, que gana 8.347 euros de la sociedad Gerencia de Obras y Servicios.

Sin contar con la oposición

"Estas personas siguen prestando sus servicios a la alcaldesa, Marisol Yagüe, y a la primera teniente alcalde, Isabel García Marcos, imputadas y encarceladas", criticó Pérez. El PA llamó la atención ayer acerca de la promesa realizada el pasado sábado por el ex futbolista Tomás Reñones, que informó de que los grupos políticos de la oposición participarían desde entonces en las decisiones del equipo de gobierno. "Una vez más, la corrupción y la mentira están presentes en este equipo de gobierno".

El consistorio, con un presupuesto anual de 180 millones, mantiene activas 11 sociedades municipales y una plantilla que supera los 3.200 empleados. "Destinamos casi todo el dinero a nóminas, más del 80% del presupuesto mensual disponible", reconocía un portavoz municipal en marzo. El pago se efectúa gracias a un adelanto de seis millones de euros del Patronato Provincial de Recaudación.

Mientras el consistorio marbellí soporta una deuda en torno a los 250 millones y cada mes asigna siete millones en sueldos, los funcionarios denuncian carencias de materiales básicos. En ocho empresas municipales, 86 empleados obtienen un sueldo mensual superior a los 3.000 euros, lo que supone a las arcas 404.018 euros al mes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de abril de 2006