Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sudupe dimite como portavoz del PNV al sentirse desautorizado por su partido

El relevo en la Kutxa fuerza la decisión del edil, que seguirá en el Ayuntamiento donostiarra

Román Sudupe abandonará el próximo lunes su puesto como portavoz del PNV en el Ayuntamiento de San Sebastián al sentirse desautorizado por la ejecutiva del partido en Guipúzcoa, controlada por Joseba Egibar, con quien Sudupe mantiene serias discrepancias desde que respaldase a Josu Jon Imaz en la pugna por la presidencia peneuvista. El desencadenante de la decisión ha sido su relevo de los órganos directivos de la Kutxa, forzado por la ejecutiva. Sudupe, quien continuará como edil, explicó su dimisión en un breve comunicado en el que considera que las "últimas decisiones" de los responsables peneuvistas en Guipúzcoa y en San Sebastián demuestran la falta de "suficiente confianza política" en su trabajo.

A apenas un año de su anunciado abandono definitivo de la política, en la que se inició en 1979 como alcalde de Azkoitia, donde nació hace 58 años, Sudupe ha tomado una de sus decisiones más relevantes de los últimos tiempos. Deja el cargo de portavoz del PNV en el consistorio donostiarra, que ocupaba desde 2003, ante la falta de respaldo político de su partido. Se trata de una decisión "muy meditada", cuyas razones resumió en una nota de apenas 22 líneas que leyó ayer en la sala de prensa del Ayuntamiento. En su comparecencia no le acompañó ninguno de los otros cuatro concejales de su grupo.

Sudupe ya no quiere seguir representando a su partido en el consistorio donostiarra porque las "últimas decisiones" de los dirigentes del PNV en San Sebastián y Guipúzcoa manifiestan que no tienen puesta en él la "confianza política suficiente para poder desarrollar eficazmente la función de portavoz".

Respecto a esas "últimas decisiones", Sudupe sólo quiso referirse a preguntas de los periodistas a su relevo de los órganos directivos de la Kutxa, donde ocupa los cargos de vocal y vicepresidente segundo del Consejo de Administración, que se hará efectivo a finales de este mes. Su salida forzosa de la caja, forzada por la ejecutiva que controla Egibar, es un episodio más de las numerosas discrepancias, alguna de calado, que ha mantenido con el sector del PNV que controla éste último.

Pese a todo, el veterano dirigente peneuvista se declaró una persona "totalmente vinculada y comprometida" con su partido, por lo que recalcó su deseo de que con su decisión "los responsables [de la ejecutiva provincial] tengan la total libertad para nombrar como portavoz a la persona que consideren más adecuada".

El sustituto de Sudupe será elegido próximamente por la comisión interjuntas de San Sebastián, el órgano de coordinación de las cinco organizaciones municipales peneuvistas existentes en la capital. El portavoz de esta comisión, Aitor Elorza, se limitó ayer a expresar su "respeto" por la decisión de Sudupe, sin entrar a comentar las razones expuestas por el edil para renunciar a la portavocía. Aseguró, eso sí, que la próxima semana está prevista una reunión de las juntas municipales, de la que probablemente saldrá un comunicado y, con toda seguridad, el nombre del nuevo portavoz municipal.

Fuentes peneuvistas admitieron, no obstante, que el abogado y también edil donostiarra Xabier Ezeizabarrena se perfila como el principal candidato para asumir la responsabilidad que deja Sudupe. Ezeizabarrena también ha sido elegido por su partido para reemplazarle en la asamblea de la Kutxa.

Pese a confesar que se siente castigado por algunas decisiones de la dirección guipuzcoana del PNV, Sudupe se mantuvo reservado, como siempre. Excusó dar más explicaciones -"me vais a perdonar que no me explaye", afirmó- y se declaró "un hombre de partido". En su afán por mantener siempre la disciplina, concluyó: "No esperéis de mí ninguna crítica al partido ni a sus responsables, aun cuando adopten decisiones perjudiciales para mí. Lo que tenga que decir, lo diré, en su caso, en el seno del propio partido".

Sudupe deja la portavocía del grupo, pero continuará como concejal hasta que expire el actual mandato, en mayo de 2007. No tiene previsto abandonar la corporación, en contra de lo que se llegó a rumorear al poco tiempo de iniciarse este mandato, cuando tuvo que asumir la victoria de su contrincante, el socialista Odón Elorza, en las municipales de 2003.

Sudupe anunció que compaginará su responsabilidad municipal con su regreso a la empresa privada. Se reincorporará a la plantilla del grupo empresarial de componentes de automoción Cíe Automotive, cuya sede central se encuentra en Azkoitia, en la que se encuentra en excedencia forzosa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de abril de 2006