Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Aclaración

En su estupendo artículo sobre la aparición del primer volumen de las obras completas de Juan Carlos Onetti aparecido en Babelia (25 de marzo de 2006), Rafael Conte incurre en un leve error al mencionar al embajador y director del entonces Instituto de Cultura Hispánica "señor Tena Artigas", que fue quien más decisivamente intervino en conseguir que Onetti huyera de Uruguay para venir a vivir a España. Debe el crítico confundirlo con uno de sus queridos primos Antonio o Joaquín, pero el citado señor era mi padre, Juan Ignacio Tena Ybarra, que hizo intensas gestiones durante meses para que sacaran a Onetti de la cárcel en la que lo habían encerrado las autoridades militares ¡por ser miembro del jurado de un premio literario! Conte cita con justicia la intervención de los poetas Luis Rosales y Félix Grande en el asunto, a las que yo debo añadir la del profesor uruguayo Guido Castillo.

Años después, en 1979, Onetti dedicó a mi padre una de sus obras maestras, Dejemos hablar al viento, en agradecimiento por todo aquello. No me atrevería yo a rectificar al admirado Conte si no tuviera la nada vana excusa de cumplir con la memoria de mi padre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de marzo de 2006