Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña, Madrid y Valencia suman el 60% de la deuda autonómica

La deuda de las comunidades autónomas alcanzó en 2005 máximos históricos: 56.123 millones de euros, con un crecimiento del 8%, según los datos que hizo públicos ayer el Banco de España. Cataluña, Madrid y la Comunidad Valenciana concentran el 60% de la deuda total. Esas tres comunidades superan la media de endeudamiento en relación con el PIB (6,2%), al igual que Andalucía, Galicia y Baleares.

Los compromisos de inversión de las comunidades -principalmente, en infraestructuras- se dejan notar en la evolución de la deuda autonómica, que supone el 6,2% del PIB español, igual porcentaje que el año anterior. La deuda del Estado asciende a 307.695 millones, el 34% del PIB. Ese volumen representa tres puntos menos que en el periodo anterior.

Los responsables de finanzas de estas comunidades coinciden en señalar las causas del endeudamiento autonómico. Junto a los cambios contables que han obligado a computar la deuda de algunas empresas públicas (en especial, de las televisiones y de las sociedades de inversión en infraestructuras, como la madrileña Mintra o la catalana Gisa), la principal es la transferencia de competencias -básicamente, sanidad y educación- y el incremento de la población, que ha obligado a acometer cuantiosas inversiones en carreteras, hospitales y colegios.

Pasivo de dos dígitos

La comunidad más endeudada en cuanto a porcentaje del PIB es la Comunidad Valenciana, con un 11,5%. Les siguen Cataluña, con un 7,8% del PIB, Galicia, con un 7,4%, y Baleares, con un 6,8%.

Frente a esos porcentajes se sitúan otros territorios con deudas muy reducidas. La comunidad con menos pasivo a sus espaldas es el País Vasco, con un 2,1% del PIB. A continuación, se sitúan La Rioja (2,8%), Murcia (3%) y Cantabria (3,6%).

Las administraciones menos endeudadas son los ayuntamientos, que acumulan un pasivo del 2,8%. Ese porcentaje, equivalente a 25.382 millones de euros, representa incluso una pequeña bajada respecto al último trimestre de 2004, cuando la deuda suponía el 2,9%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de marzo de 2006