_
_
_
_

El Ayuntamiento reforesta una parcela y arrasa 96 olmos plantados por los vecinos

Esther Sánchez

Los vecinos de la urbanización Rosa de Luxemburgo, que linda con la carretera de Castilla y la Casa de Campo (distrito de Moncloa), contemplaron cómo el Ayuntamiento desembarcaba 4.784 pinos y encinas la semana pasada para reforestar una parcela que ellos llevan años recuperando. Los operarios municipales comenzaron a hacer huecos para plantar los árboles y arrasaron con 96 pequeños ejemplares de roble, según una asociación vecinal. El PSOE califica la actuación, que forma parte del plan de compensación por las talas de la M-30, de "auténtico disparate".

El presidente de la Asociación Deportiva y Cultural de Rosa de Luxemburgo (Acrola), Alfonso Sobrino, no comprende cómo el Ayuntamiento ha decidido reforestar el terreno (unas tres hectáreas) sin contar con ellos. "Nosotros estamos encantados de colaborar con el Ayuntamiento, que saben perfectamente lo que estamos haciendo, porque incluso nos han dado plantas para el proyecto. Lo que no entendemos es el afán de situar los árboles precisamente aquí", sostiene.

Más información
El PSOE denuncia que un 38% de los árboles del Plan de Reforestación del Ayuntamiento están secos

De la superficie total, 4,5 hectáreas están densamente pobladas con árboles antiguos, mientras que las tres hectáreas restantes han sido repobladas con especies autóctonas por los vecinos, como abetos, arces, moreras, robles, pinos, higueras, fresnos, abetos, entre otras especies. En su opinión, existen otras zonas que carecen de árboles. "Podrían reforestar la parte que usa Telefónica como aparcamiento, que es zona verde. También tienen los márgenes del arroyo Pozuelo. Pero no, tiene que ser aquí", se queja Sobrino.

Pedro Santín, concejal socialista y portavoz de Medio Ambiente, cree que se están plantando árboles de forma indiscriminada en cualquier sitio, para cumplir el Plan de Reforestación presentado por el gobierno de Ruiz-Gallardón en compensación por la tala de 20.500 árboles en las obras de la M-30. El edil lo califica de "auténtico disparate", elaborado a toda prisa, sin ningún rigor técnico, con lugares de plantación imposibles, especies arbóreas inadecuadas al suelo y al clima de la capital.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Esther Sánchez
Forma parte del equipo de Clima y Medio Ambiente y con anterioridad del suplemento Tierra. Está especializada en biodiversidad con especial preocupación por los conflictos que afectan a la naturaleza y al desarrollo sostenible. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y ha ejercido gran parte de su carrera profesional en EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_