Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Reina Sofía estudia el efecto del aceite de oliva en el síndrome metabólico

La Unidad de Lípidos del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, encabezada por el doctor Francisco Pérez Jiménez, anunció ayer el comienzo de una investigación que pretende demostrar los beneficios que aporta el aceite de oliva para los enfermos del síndrome metabólico. Se trata, según los especialistas, de ganar "la guerra de las grasas" frente a otras como el Omega 3, muy publicitados.

La investigación, que durará unos dos años, será la financiada por Cajasur. La entidad de ahorros aportará entre 120.000 y 180.000 euros para que los especialistas estudien los efectos que provoca la dieta mediterránea en este tipo de pacientes.

Según explicó ayer José López Miranda, uno de los expertos que participa en el proyecto, se compararán los efectos que desencadenan en las arterias la dieta rica en aceite de oliva y las dietas anglosajonas, que promulgan la supresión de las grasas. En total, se hará un seguimiento a unos 80 pacientes.

El síndrome metabólico es una enfermedad que no se había diagnosticado hasta hace unos 30 años. Se trata de una dolencia "nueva" que está ligada a la forma de vida sedentaria en las sociedades occidentales, según explicó López Miranda. Afecta a más del 40% de las personas mayores de 40 años de los países desarrollados. Se desencadena a raíz del aumento de la grasa abdominal y es responsable de problemas cardiovasculares y de diabetes. El riesgo de sufrir un infarto agudo se multiplica por tres en este tipo de pacientes. Además, la posibilidad de que estos enfermos padezcan diabetes es cinco veces mayor que en el resto de personas.

Dieta mediterránea

Lo que pretenden los especialistas del Hospital Reina Sofía es comprobar si la dieta mediterránea, rica en aceite de oliva, mejora la capacidad de dilatación y la funcionalidad de las arterias de estos pacientes para reducir, entre otros asuntos, el riesgo de accidentes cardiovasculares.

Además, quieren ganar lo que denominan "la guerra de las grasas". Es decir, pretenden demostrar que las grasas que contiene el aceite de oliva son más beneficiosas para el organismo que otros tipos como el Omega 3. Según Fernando López Segura, otro de los componentes de la Unidad de Lípidos del Reina Sofía, "el aceite de oliva está perdiendo la guerra en el mundo de las grasas frente a otras con más apoyo y potencial económico, como el Omega 3, cuando se sabe que el aceite de oliva es mucho mejor".

El martes pasado el doctor López Segura lanzó "un mensaje de alarma" respecto a la falta de financiación de los proyectos de investigación sobre el aceite de oliva. Juan Moreno, presidente de Cajasur, dijo ayer que la entidad se veía obligada a "recoger el reto". La caja de ahorros gestiona el 10% de todas las ayudas que recibe Andalucía para el olivar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de marzo de 2006