Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuevas argumenta que opinó sobre la OPA como accionista de Endesa

Fomento aborda hoy una ruptura temporal con la CEOE

El presidente de la CEOE, José María Cuevas, no tiene "ningún interés en juzgar de forma peyorativa el estilo general de gestión de los empresarios catalanes". Así se lo ha trasladado por carta al presidente de Repsol, Antonio Brufau. El líder de la patronal aclara que su valoración de la oferta de Gas Natural sobre Endesa (la definió como una OPA "a la catalana") la realizó como "modesto accionista de Endesa".

Tras la multitud de críticas desatadas la semana pasada, el máximo representante de los empresarios españoles ha matizado las palabras que pronunció durante un desayuno informativo. José María Cuevas se refirió a la oferta pública de adquisición (OPA) que ha lanzado la gasista catalana sobre la eléctrica Endesa como una operación "poco pensada, muy a la catalana". Cuevas aclaró que para él este concepto equivalía a decir que era una operación con poco dinero y con el respaldo del Boletín Oficial del Estado.

Las críticas se multiplicaron, especialmente desde Cataluña. La patronal catalana Fomento del Trabajo, presidida por Juan Rosell, le exigió a Cuevas una rectificación "inmediata" y "completa" que, según afirmaron ayer fuentes de Fomento, "la misiva a Antoni Brufau, que es un importante empresario pero no juega ningún papel en Fomento, no resuelve".

Los empresarios catalanes se reunirán hoy para intentar consensuar una "respuesta enérgica" a las críticas lanzadas por el presidente de la CEOE, señalaron las mismas fuentes. La junta directiva de Fomento del Trabajo exigirá a la cúpula de la CEOE que se desmarque de las palabras de Cuevas. Sin respuesta, fuentes de Fomento explicaron que "la corriente mayoritaria es partidaria de un alejamiento temporal" de la patronal española.

Una posibilidad que se barajaba ya ayer era la de que la delegación catalana que forma parte de la junta directiva de la CEOE no asista a la reunión de la junta directiva de la patronal española prevista para mañana miércoles y que no vuelva a asistir hasta que no se aclaren las palabras de Cuevas.

"¿Tanto le cuesta a Cuevas responder a la carta que le ha enviado específicamente la patronal catalana?", apuntaba un miembro de la directiva de Fomento. Las palabras de Cuevas han movilizado a los empresarios catalanes. Además de la carta enviada por Rosell y de la protesta del presidente de Gas Natural, Salvador Gabarró, el presidente de Repsol-YPF, Antonio Brufau, remitió también una carta el pasado 10 de marzo al presidente de la patronal española, para expresarle su malestar por sus declaraciones. Repsol controla, junto con La Caixa, el accionariado de Gas Natural.

En respuesta, Cuevas ha enviado a Brufau otra misiva en la que asegura no haber tenido interés en juzgar peyorativamente a los catalanes. Para demostrarlo, reproduce la respuesta que dio a la primera pregunta que se le realizó sobre la OPA en el desayuno informativo: "De la OPA, deliberadamente y creo que con acierto, en la CEOE hemos preferido actuar y demostrar suficiente neutralidad porque desde el principio nos creímos que era una operación empresarial que afectaba a grupos empresariales integrados en la propia CEOE".

"Tergiversación"

Las palabras más polémicas (las de OPA a la catalana) se produjeron en una segunda intervención. Cuevas aclara a Brufau que esa opinión la emitió como "un modesto accionista de Endesa". "Creo que conocer esta matización no es irrelevante, ni mucho menos, para no tergiversar, a través de titulares, lo que tuve especialmente interés en recalcar", concluye Cuevas.

La carta de respuesta a Brufau no apagó ayer los ánimos en Barcelona. Las opiniones en Fomento del Trabajo son variadas, ya que algunos sectores tienen claro que deben abandonar la CEOE y otros, más moderados, apuestan por un alejamiento temporal como "posibilidad intermedia" y apuntan que "una ruptura total no tendría vuelta atrás y habría que medir sus consecuencias", según fuentes empresariales del sector rupturista.

El consejero de Trabajo e Industria de la Generalitat, Josep Maria Rañé, señaló que "no es bueno que el representante de los empresarios de España haga declaraciones que tienen más de separador que otra cosa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de marzo de 2006