Un trabajador fallece quemado en una fábrica de cemento de Málaga

El operario, de nacionalidad china, revisaba soldaduras

El obrero especializado Renyie Yang, de 24 años y nacionalidad china, falleció ayer por la mañana en la fábrica de cementos Goliat, en Málaga, como consecuencia de las quemaduras que sufrió cuando estaba revisando soldaduras dentro de un tubo de acero y hormigón de 14 metros de profundidad. El operario, que llevaba unos cuatro meses en España, trabajaba en las obras de reforma de la cementera.

Aunque las causas exactas del accidente mortal aún se están investigando, el secretario de organización de la Federación de Metal y Construcción de la UGT en Málaga, Antonio Díaz, apuntó que pudo producirse una deflagración por acumulación de gases en el tubo. Esta gran estructura servirá como base para la futura torre de cocción de la cementera, dentro de las obras de reforma de la factoría.

Los bomberos recibieron el aviso del siniestro sobre las 9.50 de ayer, y se envió al lugar una ambulancia, dos vehículos de rescate, uno de autobomba y otro de mando. Sin embargo, cuando los servicios de asistencia llegaron a la cementera, situada en el límite entre Málaga y Rincón de la Victoria, el obrero ya había fallecido. La secretaria judicial ordenó el levantamiento del cadáver a las 12.40.

El trabajador fallecido era empleado de la empresa china de ingeniería CBMI, compañía adjudicataria de una parte de las actuaciones de remodelación de la cementera. Para el montaje del horno de cocción, la constructora china trajo a Málaga aproximadamente a cien trabajadores de esa nacionalidad. Los operarios se alojan en unos barracones prefabricados en los aledaños de la fábrica, perteneciente a la empresa Financiera y Minera, del grupo Italcementi. Estas condiciones de vivienda han sido criticadas por los sindicatos, que dudan, además, de la formación y la cualificación profesional de estos empleados.

La responsable de la Inspección de Trabajo en Málaga, Mercedes Muñoz, declaró ayer a la Cadena SER que los trabajadores de CBMI en Málaga cuentan con "gran cualificación" y que tras las inspecciones realizadas no se ha visto "ningún problema" en las viviendas que ocupan. Después de producirse el accidente, dos técnicos de la Inspección de Trabajo y otro de la Consejería de Empleo acudieron a la fábrica para dar parte a la Fiscalía. Además, estos funcionarios redactarán un informe sobre el siniestro, que trasladarán al fiscal.

Comisiones Obreras solicitó ayer que se paralicen los trabajos en la cementera hasta que se esclarezcan las causas del accidente. El PP preguntó por las condiciones de vida y la cualificación de los trabajadores.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Por otra parte, dos trabajadores resultaron muertos y otros dos heridos de gravedad en la explosión y posterior incendio de un transformador de Iberdrola en la capital vallisoletana.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Fernando J. Pérez

Es redactor y editor en la sección de España, con especialización en tribunales. Desde 2006 trabaja en EL PAÍS, primero en la delegación de Málaga y, desde 2013, en la redacción central. Es licenciado en Traducción y en Comunicación Audiovisual, y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS