Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania congela las pensiones hasta 2009 para paliar el déficit del sistema

La edad de jubilación se elevará progresivamente a 67 años y disminuirán las prestaciones

Para los 20 millones de jubilados alemanes, casi uno de cada cuatro habitantes, han llegado las vacas flacas: las pensiones no se rebajan, pero las rentas quedarán congeladas hasta el año 2009. Un par de datos evidencian que para los jubilados del futuro, en Alemania pintan bastos. Un retirado hoy con 65 años percibe como renta el 52,2% del salario medio bruto. El trabajador que hoy tiene 40 años se jubilará a los 67, sólo recibirá de renta el 46,3% del salario medio bruto y tendrá que pagar cotizaciones más altas. En definitiva, más años de trabajo y jubilaciones más bajas.

El vicecanciller y ministro de Trabajo, el socialdemócrata Franz Müntefering, presentó ayer en Berlín el informe aprobado por el Gobierno sobre la situación de las pensiones y advirtió de la necesidad de que los alemanes completen su jubilación legal de la seguridad con planes de pensiones privados si quieren conservar sus niveles de vida.

Müntefering insistió en los planes del Gobierno de gran coalición entre democristianos (CDU/CSU) y socialdemócratas (SPD) de elevar la edad de retiro de 65 a 67 años, que irán acompañados de la llamada Iniciativa 50+, que tiene por objeto mantener en la vida laboral a los mayores de 50 años. El ministro anunció para la segunda mitad de 2006 o comienzos de 2007 cambiar esos dos aspectos: elevación de la edad de jubilación y programa de creación de empleo para los mayores de 50 años.

Alemania afronta el problema de que la edad de jubilación actual de 65 años es en la práctica papel mojado. La media de jubilación de los alemanes apenas rebasa los 60 años. Por este motivo muchos piensan que antes que elevar la edad legal de jubilación se deberían buscar los mecanismos para hacer efectivo el retiro a los 65 años.

Sólo el 42% de los mayores de 55 años forma parte de la población activa en Alemania. La cifra es similar en España, donde los ocupados con más de 55 suponen el 44%, según datos del Instituto Nacional de Estadística.

El caso más flamante de socavar la edad de jubilación lo ofrece el consorcio automovilístico Volkswagen (VW), con sus planes de reducir en 20.000 asalariados la plantilla en los próximos tres años. Se estima que 13.000 de esos 20.000 serán los jubilados con más de 58 años. Al plantear al miembro español de la presidencia de VW, Francisco Javier García Sanz, la contradicción entre los planes de saneamiento del consorcio y los del Gobierno federal de elevar la edad del retiro, el alto ejecutivo respondió: "Ésa sí que es una buena pregunta".

En los años cincuenta, el entonces canciller federal democristiano Konrad Adenauer (CDU) sentó las bases del sistema alemán de jubilaciones con la llamada renta dinámica, que se adaptaba cada año a las subidas medias de los salarios. Adenauer desoyó entonces las advertencias de su ministro de Economía Ludwig Erhard, que ponía en duda la viabilidad del sistema. Con la frase "niños siempre va a haber", Adenauer eliminó de un plumazo las objeciones de Erhard.

Desde entonces corrió mucha agua por el Rin. El milagro económico pasó a mejor vida y la pirámide de población se invirtió hasta quedar flaca por la base. Los cálculos de Norbert Blüm, el ministro de Trabajo de Helmut Kohl que en 1995 calculó una renta mensual media de 1.510 euros para los jubilados en 2009, resultaron ser las cuentas de la lechera. La estimación actual constata que serán 1.180 euros.

El Gobierno de la gran coalición tiene ahora que afrontar el déficit en la caja de la pensión de jubilación y ha puesto en marcha recortes. Hoy día un matrimonio de jubilados ingresa en Alemania casi 2.200 euros netos. Un hombre solo, algo menos de 1.500 euros, y una mujer sola, en torno a 1.200 euros. En España, la pensión media de jubilación por persona asciende a 717,85 euros mensuales, según los últimos datos correspondientes a febrero.

Una rebaja real

Entre las nuevas medidas de ajuste, la edad de jubilación se elevará de forma progresiva de 65 a 67 años. La subida es lenta, a razón de un mes por año, y se completará en 2030. Los que hayan cotizado 45 años podrán retirarse a los 65. Tras dos años sin subidas, las rentas actuales permanecerán congeladas hasta 2009. Müntefering afirma que no habrá rebajas, pero, si se considera que la inflación será de un mínimo de un 2% cada año, la conclusión es que en términos reales los jubilados sufrirán un recorte.

El cálculo de la renta que se percibirá también será recortado de forma progresiva. El nivel actual de un 52,2% del salario bruto de la población activa se rebajará hasta el 46,3% en 2019. Los ajustes también afectarán a la población activa. Para tratar de llenar algo las cajas, la cotización para la jubilación, que ahora es el 19,5% del salario bruto, subirá a un 19,9% a partir de 2007.

El socialdemócrata Müntefering reconoció ayer: "Está claro que sólo con la jubilación legal no se podrá mantener el nivel de vida en el futuro, aunque ésta seguirá como el sistema más importante de previsión". Por eso el ministro recomienda recurrir a los planes de pensiones privados o de las empresas para que la población activa actual pueda mantener su nivel de vida en la vejez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de marzo de 2006