La hambruna amenaza a tres millones de zimbabuenses

Las reservas de alimentos de Zimbabue se agotan. El trigo, el principal sustento del país, se acabará en dos semanas, según la asociación local de fabricantes de harinas. La amenaza de la hambruna se cierne sobre casi tres millones de personas en el país africano. La escasez de trigo, además, ha elevado ya el precio del pan un 30% en el contexto de una inflación que, por la falta generalizada de alimentos, ya acumula un alza del 600%. El deterioro de la economía del país, que comenzó en 2000 con la confiscación por parte del Gobierno del presidente, Robert Mugabe, de las propiedades agrícolas de los blancos, es imparable.

Ante el riesgo de un levantamiento popular, el Ejecutivo ha desplegado un gran número de efectivos de todos los cuerpos de seguridad. El opositor Movimiento para el Cambio Democrático (MCD) ha denunciado que la situación es "insostenible". "No hay combustible, los pocos alimentos que hay están fuera del alcance del bolsillo de los consumidores, el desempleo ronda el 80% y la inflación se ha disparado", dice Artur Mutambara, líder de una de las dos facciones del MCD.

Mugabe niega que la crisis se deba a la reforma de la propiedad agraria que acabó con la expulsión de los hacendados blancos y responsabiliza a la sequía del desabastecimiento. Lo único cierto, según la oposición y ONG que operan en el terreno, es que el descontento entre la población crece. Los productores de harinas dicen que tendrán que aumentar las importaciones de harina de trigo de Suráfrica y comprar maíz a Argentina, que con esto puede reponer las reservas, pero que a la larga tendrán que reflejar sus costes en el precio de los alimentos para los consumidores finales, lo que los hará todavía más inaccesibles.

Perspectivas pesimistas

Según un reciente informe de FEWSNET (Sistema de Advertencia Temprana de Hambruna), con sede en EE UU, el acceso doméstico a los productos básicos de alimentación ha caído considerablemente, lo que ha originado que un gran número de zimbabuenses necesite ayuda urgente. El informe indica que la falta de alimentos en Zimbabue se incrementará en los próximos meses, debido a que el país aún está intentando cubrir un déficit de 1,2 millones de toneladas de cereales que arrastra de 2005.

Un gran número de hogares, según la misma fuente, ha informado de que ya no disponen de reservas alimenticias. "Como la cosecha de 2005 fue tan desastrosa, la mayoría de los hogares dependen de las compras, si bien la escasez también en el mercado ha disparado los precios y los medios de que disponen los compradores no se adaptan a ellos", añade el estudio. El informe añade que aunque la mayor parte del país ha tenido más lluvias de lo normal en la temporada 2005/2006, es probable que la inseguridad alimenticia paralice al país.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS