Tres israelíes desatan el pánico en la basílica de Nazaret

Un judío, acompañado de su esposa, cristiana, y la hija de ambos, desató ayer el pánico entre los feligreses y causó heridas a algunos fieles al hacer estallar varios petardos dentro de la basílica de la Anunciación, en Nazaret, durante la misa del inicio de la Cuaresma. La noticia corrió como la pólvora en esta ciudad israelí de mayoría árabe. Poco después, miles de vecinos rodearon el templo con intención de linchar a los agresores. La policía aseguró anoche que la situación estaba controlada y los agentes lograron sacar del templo a la familia. No obstante, un coche de policía fue incendiado.

El agresor, Haim Eliyahu Havivi, que resultó herido en la cabeza, es un vecino de Jerusalén de 44 años y supuestamente padece problemas mentales, según aseguraron fuentes del Shin Bet, el espionaje interno israelí, al canal 10 de la televisión. Los Havivi entraron en la basílica disfrazados de peregrinos cristianos, con petardos y botes de gas ocultos en un carrito de bebé.

Havivi, que según fuentes policiales no está vinculado a la extrema derecha, resultó herido. Otros tres fieles sufrieron lesiones durante la estampida que se produjo al creer que se trataba de un atentado. Varios agentes resultaron contusionados en los forcejeos que se produjeron en el exterior de la basílica.

El ministro de Interior israelí, Gideon Ezra, que estaba casualmente en un pueblo cercano, ordenó un despliegue policial en Nazaret. Los agentes lanzaron botes de humo para dispersar a la multitud. Los llamamientos a la calma fueron inmediatos. El alcalde de Nazaret, Ramez Juraisi, y varios líderes cristianos acudieron a la Anunciación para reclamar a los congregados que se disolvieran.

Havivi ya había intentado atacar el Santo Sepulcro, en Jerusalén, y la iglesia de la Natividad, en Belén. E incluso abordó a Yasir Arafat asegurándole que los israelíes pretendían arrebatarle a su hija.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Naiara Galarraga Gortázar

Es corresponsal de EL PAÍS en Brasil. Antes fue subjefa de la sección de Internacional, corresponsal de Migraciones, y enviada especial. Trabajó en las redacciones de Madrid, Bilbao y México. En un intervalo de su carrera en el diario, fue corresponsal en Jerusalén para Cuatro/CNN+. Es licenciada y máster en Periodismo (EL PAÍS/UAM).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS