El CD que recibió un preso de la Modelo en la sacristía tenía 300 gramos de hachís

Un total de 300 gramos de hachís y 30 de heroína. Eso es lo que contenía uno de los estuches de CD que recibió el pasado jueves por la mañana un preso en la sacristía de la prisión Modelo de Barcelona después de entrevistarse con el sacerdote Andreu Oliveras. El capellán está ahora bajo sospecha de tráfico de drogas, pero quienes le conocen aseguran que fue engañado y que desconocía por completo que su intermediación en beneficio del recluso le podría acabar implicando judicialmente en un asunto así.

Fuentes de la investigación explicaron que el sacerdote incluso llegó a abrir incluso ese y otros CD antes de entregárselos al preso y no observó ninguna sustancias sospechosa porque estaba en el trasfondo del estuche. La droga fue descubierta cuando el preso fue registrado por los funcionarios al salir de la sacristía. El recluso había solicitó la intermediación del cura para que pudiera recibir los CD, dada la afición del preso a la música y teniendo en cuenta que se encontraba afectado por una depresión debido a un cambio de galería.

La investigación judicial del caso la ha asumido el Juzgado de Instruccción número 12 de Barcelona, que es donde acudieron los funcionarios de prisiones a denunciar los hechos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción