Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Fin de semana

En la nueva plaza

Una sala bilbaína recopila obras de 28 artistas que redefinen el espacio público con discursos críticos

¿Interesan las manifestaciones de arte contemporáneo de contenido crítico a grandes sectores de la población? El comisario de la exposición Para todos los públicos, Xabier Arakistain, responde que sí y para ello ha reunido obras de 28 artistas que en los últimos 15 años han redefinido el espacio público tradicional con discursos críticos sobre el poder del mercado, el sexismo y los medios de comunicación.

La exposición suma obras de artistas noveles junto a veteranos, como el colectivo feminista estadounidense Guerrilla Girls, fundado hace más de 20 años, o firmas como la británica Tracy Emin, que ya han entrado en el campo de las celebridades del arte contemporáneo. Hay una mayoría de artistas españoles (Chus García-Fraile, Txomin Badiola, Bene Bergado, Blami, Miguel Ángel Gaüeca, Carmen Navarrete, Itziar Okariz, entre otros), pero también la visión del espacio público que aportan Zhou Tiehai y Li Wei, desde Shanghai y Pekín, respectivamente. Abunda el uso de elementos preexistentes, de mapas a fragmentos literarios, cómics o el cine, que han sido descontextualizados y dotados de una significación nueva "en una crítica del lenguaje como ideología, como instrumento de dominio y poder".

Guerrilla Girls han traducido al castellano por vez primera las leyendas de sus carteles. Uno de ellos -en el que se ve a King Kong tras un cambio de sexo y se lee Hay que quitar las cadenas a las mujeres directoras- es igual al colocado en Los Ángeles en una campaña contra la discriminación de las mujeres en la industria del cine que coincide con la entrega de los Oscars.

De Tracy Emin se presenta la campaña de publicidad que realizó para la diseñadora de moda Vivienne Westwood en 2000. "Emin utiliza los canales establecidos para subvertir los mensajes. Es critica desde dentro del sistema", señala el comisario. Para todos los públicos se ha pensado como "un desafío a la dictadura de la audiencia" que trata de "despertar al espectador pasivo" con la ironía y el sentido del humor que los artistas seleccionados han utilizado, en contraste, explica Arakistain, con la vehemencia empleada por sus colegas en los años 60 y 70.

La mayoría de los autores presentes en la exposición son mujeres. Nada casual, indica Arakistain. "La exposición incide en las teorías feministas sobre la división entre lo público y lo privado y denuncia los contenidos sexistas y otros intereses, económicos e ideológicos que, a menudo, configuran estos espacios", explica.

Para todos los públicos. Sala Rekalde; Alameda de Rekalde, 30, Bilbao. Hasta el 7 de mayo. De martes a sábado: de 11.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.30. Domingos y festivos: de 11.00 a 14.00. Lunes cerrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de marzo de 2006