Zapatero lamentó que Maragall ponga en dificultades al PSOE

Montilla se quejó en la ejecutiva de las críticas al presidente catalán

El primer secretario del PSC, José Montilla, no obtuvo satisfacción en su queja por las "salidas de pata de banco" contra el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, expresadas por dirigentes del PSOE o miembros del Gobierno. José Luis Rodríguez Zapatero respondió, en la reunión de la ejecutiva del lunes de la semana pasada, que "también hay compañeros" que se ven obligados a encajar "las salidas de pata de banco" de Maragall.

Más información
Enmienda socialista a Bono

Aunque el tono fue moderado, tal y como acostumbran tanto Montilla como el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, hubo sorpresa por la reacción de Zapatero ante el discurso del primer secretario del PSC y ministro de Industria. Los interlocutores consultados narran que Montilla, en la reunión de la ejecutiva federal del lunes de la semana pasada, hizo un análisis político de la situación en Cataluña con unos tintes de cierta preocupación por el nivel de controversia en torno al Estatuto.

En ese análisis, incluyó "las salidas de pata de banco" de algunos dirigentes del PSOE y del Gobierno, al que él mismo pertenece, contra el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, que no ayudan a la imagen del Gobierno tripartito de Cataluña. En su réplica, Zapatero, no afeó a quienes puedan atacar a Maragall sino que utilizó la misma expresión pero referida al presidente de la Generalitat. A juicio de Zapatero, "compañeros" del partido y del Gobierno también tienen que encajar como pueden "las salidas de pata de banco" del mandatario catalán, señalan asistentes a la reunión.

Las dificultades por las que pasa el Gobierno de Cataluña son objetivas toda vez que el acuerdo de Zapatero con el presidente de CiU, Artur Mas, sobre el Estatuto ha dejado a uno de los socios fundamentales del Gobierno catalán, ERC, en situación difícil y, por tanto, también a Maragall.

Pero la actitud de Zapatero fue de defensa cerrada del Estatuto tal y como va quedando en virtud de la negociación que se lleva adelante en la ponencia del Congreso. Asistentes a la reunión señalan que el máximo líder del PSOE pidió más convicción en la defensa del Estatuto y no porque él haya atraído a CiU al acuerdo sino porque es "un buen Estatuto" para Cataluña y para España, en sus contenidos. Estos interlocutores precisan que esa defensa del Estatuto fue la parte más relevante del discurso de Zapatero y que la referencia a Maragall fue "como mera respuesta" al comentario de Montilla. En efecto, las declaraciones de Maragall suelen caer como un jarro de agua en muchos sectores del PSOE y Zapatero cada vez las acoge con menos simpatía.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Réplicas habituales

Los presidentes de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, de Castilla-La Mancha, José María Barreda, y el ministro de Defensa, José Bono, han respondido a las manifestaciones de Maragall con regularidad. También en alguna ocasión el secretario de Organización, José Blanco, ha apostillado al presidente catalán.

Pero lo cierto es que en los últimos días hay cierta contención en las filas del PSOE porque son conscientes de que sus críticas debilitan al Gobierno de Cataluña. La tesis del PSOE es que Maragall debe defender el Estatuto. "Será el presidente del nuevo Estatuto", preconizan en el PSOE. Claro está que el presidente debe asumir antes que CiU, su adversario político, tratará de capitalizarlo y, en principio, ERC, su socio, se mostrará en contra, aunque sí tiene el apoyo del otro socio, ICV.

La opinión a favor de Maragall la empezó ayer mismo José Blanco, a quien se le pidió opinión de la valoración que obtenía el presidente catalán en la última encuesta del CIS. "No está nada mal, se sitúa entre los cuatro primeros en valoración de toda España, en la línea de que están mucho mejor los gobernantes socialistas que los del PP". La excepción es Juan Jesús Vivas, presidente de Ceuta, del PP, que está a la cabeza de toda España. Le siguen Juan Carlos Rodríguez Ibarra y José María Barreda.

Un 37,4% de los encuestados considera la gestión de Maragall buena o muy buena, mientras que Rodríguez Ibarra obtiene un 56,2% y José María Barreda, un 51,1. Maragall, no obstante, supera la media de España, que está en un 36,8%.

Pasqual Maragall, flanqueado por Manuela de Madre y José Montilla, en la ejecutiva del PSC celebrada ayer.
Pasqual Maragall, flanqueado por Manuela de Madre y José Montilla, en la ejecutiva del PSC celebrada ayer.EFE

Sobre la firma

Anabel Díez

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS